Reciente

sábado, 5 de octubre de 2019

Solo Leveling - Capítulo 172

Capítulo 172. Solo Leveling

Era obvio que la sede de la Asociación de Cazadores de Japón solía estar ubicada en el distrito central de Tokio, comúnmente vista como el corazón de Japón.

Pero eso fue solo hasta que los Gigantes comenzaron a salir por la Puerta, por supuesto.

En ese fatídico día, cuando la Puerta de Rango S de Shinjuku se transformó en una completa mazmorra rota, el presidente de la Asociación de Japón Matsumoto Shigeo logró salvar su vida a través de los sacrificios de los Cazadores y los soldados estacionados en el frente. Restableció apresuradamente la sede de la Asociación en las oficinas del gobierno local de la ciudad de Osaka.

Solo había una razón por la que eligió esta ciudad, en lugar de algunas otras ubicadas en el noroeste del país.

Pensó que, si no protegían la ciudad de Osaka y sus 2.66 millones de habitantes, tampoco habría esperanza para Japón. En otras palabras, esta era su última línea de defensa; su Línea Marginot.

<< Nota: Línea Marginot – Hace referencia a una muralla fortificada hecha para la defensa, construida por Francia a lo largo de su frontera con Alemania e Italia, después del fin de la Primera Guerra Mundial >>

Y esa fue también la razón por la que el presidente de la Asociación, Matsumoto, experimentó la sensación de que su visión se oscurecía por la desesperación cuando escuchó la noticia de Nagoya, que no estaba tan lejos de Osaka, cayendo en manos de los monstruos tipo gigante.

La aniquilación total de la nación estaba prácticamente a la vuelta de la esquina, pero se hizo imposible pedir ayuda internacional.

El plan cobarde preparado por la Asociación de Japón fue puesto al descubierto por completo por el Presidente de la Asociación de Cazadores de Corea, Go Gun-hee. Nadie quería prestar su ayuda a Japón por eso.

Después de que terminó la conferencia de prensa de Go Gun-hee, el gobierno japonés, que se trasladó temporalmente a Kioto, convocó a Matsumoto Shigeo para que apareciera ante ellos.

Tuvo que arrodillarse frente a los altos mandos del gobierno implorando por su sangre.

“La responsabilidad de esta crisis recae exclusivamente en mí. Sin embargo, necesitan a alguien que resuelva esta situación. Por favor, ¿no retrasarían la entrega del castigo hasta entonces?”

El Primer Ministro de Japón, que estaba parado de espaldas al arrodillado Matsumoto Shigeo, respondió después de una breve deliberación.

“… Bien.”

Sin lugar a dudas, el presidente de la Asociación, Matsumoto, había traído esta crisis sobre ellos, pero tal como él dijo, alguien todavía tenía que hacerse cargo del desastre creado por la Mazmorra Rota.

El castigo podría llegar después.

Fue alrededor en ese momento que Jinwoo aterrizó en suelo japonés.

La primera persona que se apresuró a darle la bienvenida, aunque olvidó ponerse siquiera los zapatos, fue el Presidente de la Asociación Matsumoto.

Su destino ya estaba sellado. Eso no significaba que quisiera que su nación madre sufriera la misma suerte que él. Eso es lo que pensó.

Cuando vio por primera vez a Jinwoo en el aeropuerto, todo su cuerpo se puso con la piel de gallina.

‘¿Cómo podría suceder esto…?’

Este hombre era fuerte.

Matsumoto había sido el Presidente de la Asociación durante muchos años, y hasta este momento había conocido a muchos seres poderosos. Así fue como se dio cuenta de una sola mirada.

Permaneció al lado de innumerables Cazadores en su vida hasta el momento, pero no había encontrado muchas situaciones en las que los vellos en la parte posterior de su cuello se levantaran claramente del increíble escalofrío que sentía.

No, en realidad, esta sería su primera vez.

Si solo hubiese tenido la oportunidad de conocer a Jinwoo solo una vez antes de que tuviera lugar la incursión en la Isla Jeju, habría rescindido inmediatamente del plan para llevar a los cazadores de Corea a su desaparición.

Las palabras de Goto Ryuji de entonces, cuando conoció personalmente a Jinwoo, definitivamente no estaban equivocadas. Este cazador coreano, justo delante de sus ojos, poseía una presión poderosa.

Sin embargo, los enemigos en esta ocasión eran los monstruos de tipo gigante que emergieron directamente de una Puerta de Rango S.

Matsumoto juzgó que, no importaba cuán fuerte fuera el Cazador Sung Jinwoo, solo él no sería suficiente para enfrentar a todos esos monstruos. Entonces, hizo una súplica desesperada.

“Por favor, le ruego que se concentre en defendernos, con Osaka como el centro”.

La Asociación de Cazadores de Japón quería que Jinwoo se centrara únicamente en la defensa y les concediera el tiempo suficiente para que pudieran negociar con los estadounidenses o con los rusos.
Lástima, ese plan fue lanzado inmediatamente por la ventana con una frase corta del hombre en cuestión.

“Me niego.”

Jinwoo declaró bruscamente su posición.

Era obvio que el presidente de la Asociación, Matsumoto Shigeo, y todas las demás partes relacionadas con la Asociación se estremecerían. ¿Tuvo repentinamente un cambio de opinión y ya no quería matar a los monstruos?

Matsumoto solo pudo preguntar sintiendo su pecho presionado.

“Entonces… Entonces, ¿qué va hacer?”

En lugar de una respuesta verbal, Jinwoo respondió con sus acciones.

Él dividió su invocación en tres partes y las hizo operar por su cuenta, mientras que él también comenzó a moverse solo.

El número de criaturas que invocó ya era lo suficientemente sorprendente, pero incluso en ese momento, Matsumoto Shigeo estaba tratando de ocultar su preocupación por algo completamente distinto.

‘¿Realmente está tratando de luchar contra todos los Gigantes?’

Todos los cazadores del mundo habían dicho que semejante proeza era imposible. Pero, ¿estaba tratando de hacer precisamente eso?

No tenía forma de saberlo. Lo mejor que podía hacer ahora era esperar mientras confiaba su destino, y el de todos los demás, a los cielos de arriba.

Regresó a la sede de la Asociación de Cazadores y se concentró en recopilar información sobre la situación en desarrollo.

Inesperadamente, la respuesta regresó muy pronto.

“¡La ciudad de Nagoya, ha sido recuperada exitosamente!”

“¡¿Qué dijiste?!”

Matsumoto Shigeo se levantó de su silla de esa noticia impactante.

No había pasado mucho tiempo desde que el Cazador Sung Jinwoo se había puesto en marcha, ¿pero el monstruo de tipo gigante en Nagoya ya había sido derribado?

Incluso antes de que el presidente de la Asociación de Japón tuviera la oportunidad de calmar su corazón agitado, los mensajes comenzaron a llegar desde todos los rincones del país.

“¡El cadáver de un gigante ha sido descubierto en la ciudad de Nakatsugawa!”

“¡La ciudad de Shizuoka ha sido exitosamente recuperada!”

“Las ciudades de Takayama y Nagano han sido…”

El Cazador Sung Jinwoo y sus criaturas invocadas estaban eliminando a los monstruos de tipo gigante dispersos por todo el país de Japón mientras se acercaban a Tokio.

Fue realmente una increíble velocidad de avance.

El presidente de la Asociación, Matsumoto Shigeo, vio el poder del cazador coreano capaz de cambiar lo imposible en posible y comenzó a temblar donde estaba.

Su corazón palpitante no mostró signos de desaceleración en absoluto.

Y finalmente…

“L-la ciudad de Kofu… el Cazador Sung Jinwoo, ha llegado a Kofu, señor”.

Se dejó caer sobre su trasero después de escuchar la noticia de que todos los Gigantes fueron asesinados en Kofu, una ciudad a solo 130 kilómetros de Tokio.

“¡¡Presidente de la Asociación!!”

“¡¡Señor, Presidente Matsumoto!!”

Sus piernas temblorosas no querían escucharlo en absoluto.

Ese cazador coreano realmente planeaba matar a todos los monstruos de tipo gigante que se encuentran en esta nación. Un cierto pensamiento de repente entró en su mente, entonces.

‘Lo que está haciendo en este momento… ¿No es eso lo que planeaba hacer con Corea del Sur?’

Anteriormente había planeado destruir el sistema de Cazadores de Corea, y utilizar la fuerza de los cazadores japoneses, para exprimir a Corea del Sur como quisiera. Pero ahora, la situación se había volcado.

Japón y su sistema de Cazadores colapsado ahora se encuentran bajo el pulgar de un solo hombre, Sung Jinwoo.

El plan en el que Matsumoto, la Asociación de Japón, los principales cazadores japoneses y el gobierno combinaron sus recursos para poner en marcha, y que finalmente no pudo llevarse a cabo, fue ejecutado de manera hábil por una sola persona. Él estaba teniendo éxito en hacerlo.

“…”

Se sentó aturdido en su silla, emitió una nueva orden a los miembros del personal de la Asociación que estaban alrededor y preocupados por él.

“¿Pueden dejarme por un momento? Me gustaría estar solo por un minuto o dos”.

Pronto, su oficina se vació. Su cabeza lentamente caía muy bajo.

Una poderosa sensación de derrota como nunca antes la había probado en su vida, se estrelló contra él como un maremoto.

Él había perdido.

Había perdido completamente, totalmente.

Sin embargo, las emociones que se apresuraron después de la sensación de la derrota finalmente lo abandonaron y tuvo un breve momento de autorreflexión, remordimiento, y una cantidad infinita de gratitud.

Ese día, sollozó en silencio.

Y también ese día, Jinwoo y sus invocaciones comenzando desde Osaka y avanzando hacia el este, mientras mataban a todos los Gigantes con los que se encontraban, finalmente llegaron a las puertas de la ciudad de Tokio.

***

*Ruido Sordo*

Dos monstruos más de tipo gigante cayeron sin vida al suelo.

¡Subiste de Nivel!

Había pasado mucho desde que logró subir de nivel tan libremente. Apenas podía recordar la última vez que sucedió.

Jinwoo apretó los puños con fuerza.

A medida que se acercaba más y más cerca de donde originalmente comenzó la ruptura de la mazmorra, la ciudad de Tokio, solo él había perseguido a 13 monstruos de tipo gigante. Su nivel subió seis veces durante ese tiempo.

Cada uno de estos monstruos de tipo gigante estaba en el nivel de una criatura jefe, por lo que los puntos de experiencia que le dieron fueron bastante importantes. Por supuesto, los puntos de experiencia ganados por sus Soldados Sombras en otros lugares también jugaron un papel bastante importante.

Cada vez que el mensaje de [¡Subiste de Nivel!], apareció en su vista durante su viaje, sintió que su entusiasmo se elevaba cada vez más.
Justo como el de ahora.

¡Subiste de Nivel!

‘¡De eso estoy hablando!’

Jinwoo volvió a apretar los puños ante ese mensaje maravilloso de subir otro nivel. También escuchó una voz familiar hablando con él en su mente.

‘Oh, mi rey. Hemos matado a otro enemigo.’

Los que le enviaron puntos de experiencia extra fueron el ejército de hormigas de Ber, quienes también tenían la velocidad de marcha más rápida.

Sin embargo, fue un resultado bastante obvio al considerar el hecho de que Ber es el Soldado Sombra más fuerte que tenía, y que la cantidad de hormigas también era bastante grande, para empezar. El antiguo rey hormiga siempre informaba a Jinwoo cada vez que mataba a sus enemigos.

Jinwoo felicitó los logros del ejército hormiga.

‘Bien hecho. Todos ustedes lo hicieron bien.’

‘Agradezco sus alagos, mi rey.’

Jinwoo terminó la comunicación con Ber y usó el “Sentidos Compartidos” para verificar el estado de cada uno de sus tres ejércitos.

˂˂ Nota: Sentidos Compartidos – Jinwoo obtiene este efecto en la habilidad Almacenamiento de Sombra en el capítulo 153 ˃˃

Aunque no fue en la medida del ejército hormiga liderado por Ber, el ejército de los Altos Orcos liderado por Tusk y el ejército de soldados liderados por Igris tampoco tuvieron obstáculos en su progreso.

Jinwoo se sintió realmente complacido por los niveles de sus soldados que se habían disparado hasta un grado notable.

“Hyung-nim, ¿deberíamos acampar aquí esta noche?”

Jinwoo abrió los ojos y terminó el “Sentidos Compartidos”.

Yoo Jinho estaba haciendo una pregunta mientras sostenía una carpa que sacó del maletero del vehículo. Jinwoo levantó la cabeza para ver que el día llegaba a su fin, el atardecer proyectaba su sombra en el suelo.

Su indicador de “Cansancio” no era tan alto debido a los efectos de las pociones de recuperación de energía que compró en la Tienda, así como también al subir de nivel. Sin embargo, su fatiga mental ciertamente se había acumulado recientemente.

‘Parece que debería tomar un descanso’.

Jinwoo asintió con la cabeza.

El camping de hoy se había decidido. Rápidamente instalaron la carpa y se prepararon para cenar.

El calor se había enfriado en poco tiempo y la brisa de la noche se sentía fría. Ya era otoño.

Jinwoo pensó para sí mismo que el invierno estaba a la vuelta de la esquina mientras calentaba la comida que la Asociación de Japón le había suministrado.

Invierno.

Si tuviera que dividir el auge y la caída de la civilización humana en términos de estaciones, entonces la frontera de Tokio sin duda desprendía el aura del invierno en plena floración.

Sin embargo, por alguna razón, Tokio, que ya no se parecía a una ciudad, le pareció una visión algo familiar.

‘¿Dónde he visto esto antes?’

Jinwoo peinó sus recuerdos por un rato antes de encontrar su respuesta.

‘… El Castillo Demoníaco’.

La vista de las ciudades en ruinas y desmoronadas que vio en aquel entonces se parecía a la apariencia actual de Tokio. La única diferencia es que no había llamas ardiendo en este momento.

Cuando sus pensamientos llegaron a este punto, una sombra oscura se deslizó sobre su expresión.

‘¿Podría ser…?’

Desde el primer piso del Castillo Demoníaco, hasta su piso final, todas las ciudades encontradas dentro de la mazmorra estaban destruidas hasta un punto casi irreconocible.

Si esa era la forma en que el sistema daba pistas, ¿qué estaba tratando de decirle el supuesto arquitecto?

Jinwoo sonrió para sí mismo.

‘¿Realmente importa ahora?’

El llamado arquitecto, el administrador del sistema, murió y fue en una Mazmorra. Al ver que no había más contacto después de eso, las posibilidades de que ese tipo aún estuviera vivo eran escasas, por no decir más.

‘E incluso si lo que vi entonces era la predicción de los próximos eventos…’

‘… Los detendré’.

Por eso siguió luchando para volverse más fuerte. Persiguió una mayor fuerza, porque no quería ser un juguete ante los poderosos con los que no podía luchar.

Aumentar su nivel, obtener nuevas habilidades y llegar aún más alto…

Y, finalmente, había llegado a este punto con el tiempo.

* Ba-Thump.

El ‘Corazón Negro’ latía fuerte una vez más como si reaccionar a sus pensamientos.

Jinwoo presionó su mano contra su pecho para sentirlo mientras una delgada sonrisa se extendía por sus labios. El médico del hospital le dijo que estaba completamente bien.

[“No hemos encontrado ninguna anomalía con usted. Cazador Sung, estás perfectamente sano”.]

El día antes de su partida, Jinwoo fue a un hospital para obtener un chequeo completo de su salud.

El médico lo examinó de arriba a abajo, pero no pudo descubrir el segundo corazón ni nada parecido.

El ‘Corazón Negro’, entonces, no podía haber sido un cambio físico que tuvo lugar dentro de su cuerpo. Existía y definitivamente podía sentir el latido de su corazón, pero tampoco no estaba en la realidad.

‘¿Qué diablos significa eso?’

Jinwoo se rió con ironía.

Estaba aliviado por el hecho de que la estructura de su cuerpo no era diferente de la de otras personas, pero si ese era el caso, ¿de dónde venía latido de su pecho?

Fue entonces – una brisa ligera soplo desde el centro de la ciudad de Tokio. Y llevaba una energía mágica absolutamente horrorosa que resultaba difícil incluso de comprender cuán densa era.

“Hyung-nim…”

Yu Jinho formó una expresión de preocupación. Este era realmente un nivel de poder asombroso que incluso alguien como él con un umbral de percepción inferior podría sentir.

Jinwoo asintió sin decir una palabra. No tenía que pensar demasiado de dónde brotaba esta brisa. Era de ese gigante que custodiaba la Puerta en Shinjuku.

Esta aura estaba en otro reino en comparación con lo que percibía de otros Gigantes hasta ahora. Estaba tan lejos, que se le puso la piel de gallina en sus brazos solo por un momento.

Sin embargo, con todo esto, una sonrisa se formó en la cara de Jinwoo.

Como si respondiera a esa poderosa ola de energía mágica, el ‘Corazón Negro’ comenzó a latir aún más fuerte que antes.

¿Cuántos niveles ganaría después de matar a ese monstruo? Además, ¿qué clase de soldado saldría de su sombra?

La expectación ya estaba burbujeando dentro de él.