Reciente

domingo, 27 de octubre de 2019

Second Life Ranker - Capítulo 25

Capítulo 25. Trato (6)

La expresión de Yeon-woo se hundió profundamente al recordar los rastros de jugadores que había encontrado antes en la entrada. Este fue el final que los jugadores deben haber conocido después de ser capturados por los monstruos. Este lugar fue usado para mantener a los humanos atrapados como ganado.

Aunque no se reveló debido a que su rostro llevaba una máscara, él mismo también estaba hirviendo de ira.


La pieza oculta, la 'Guarida de Hargan' es literalmente la guarida del Rey Lagarto, Hargan, y la Reina, Taragan. Es su hogar. En este momento, se mantienen rígidamente vigilantes para proteger a sus bebés recién nacidos. Además, para alimentar a sus bebés, a menudo cazaban jugadores y los llevaban a su guarida.


Estas partes de cuerpos dispersas frente a Yeon-woo fueron las sobras que quedaron después de su depredación. En otras palabras, este lugar fue utilizado como almacén para guardar su comida y tenerla preparada para sus hijos.

'Ya sea en la Tierra o aquí, al final del día todo es lo mismo'.

Escenas similares se veían a menudo cuando estaba sirviendo en el ejército en el pasado. Escenas de los débiles secuestrados y convertidos en esclavos. A los niños se les lavaba el cerebro y se les obligaba a disparar rifles, a los ancianos se les obligaba a convertirse en terroristas suicidas, a las mujeres se las tomaba como esclavas sexuales, y durante sus misiones se podían ver muchas más escenas trágicas.

La situación aquí no era muy diferente. La única diferencia era que las víctimas aquí no eran tratadas como esclavos, sino como ganado o comida, y que los perpetradores eran hombres lagartos, no humanos. No había ninguna diferencia en su esencia. No, tal vez esto ni siquiera era parte de las costumbres de los hombres lagartos.

'Entre el trato de la gente hacia el ganado y su trato hacia nosotros las personas, ¿hay alguna diferencia?'

La gente gritaba pidiendo ayuda, pero si se les miraba desde otro ángulo, eran como vacas que lloraban antes de ser arrastradas a un matadero.

Yeon-woo resolvió la situación con calma.

'Si perdemos el tiempo rescatándolos, no tendremos tiempo suficiente para quitarle la corona a la hembra'.

Y lo que es más importante, ellos mismo se lo buscaron.

Los fuertes sobreviven y los débiles perecen. Esto era sentido común en La Torre. Esas personas no se habían dado cuenta de sus límites y habían participado en las pruebas con la esperanza de convertirse en dioses. Sus acciones eran simplemente un acto de valentía irreflexivo.

"La reina podría aparecer en cualquier momento. Iré a buscarla, así que deberías esconderte".

Pero cuando Yeon-woo le echó un vistazo a Doyle, se dio cuenta de que Doyle estaba de pie, arraigado en el lugar. Yeon-woo se dio la vuelta esperando lo peor.

Por lo que a él respecta, Doyle siempre había sido razonable y sabía cómo contenerse, excepto en el momento en que vio las huellas de jugadores atacados. Y por supuesto, su expresión ahora estaba rígida y su puño cerrado temblaba de ira.

"¿No... te enfadas?"

Sus ojos llorosos miraron a Yeon-woo.

"¿Enfadarme?"

"Sí, enfadarte. ¿Cómo puedes estar tan tranquilo después de ver esto?"

Yeon-woo estaba un poco decepcionado. Doyle era sólo un niño después de todo.

"Yo también soy una persona. Uno no sería una persona si no se enfadara por esto".

"¡Entonces por qué estás...!"

"Pero si los salvamos, Kahn estará en peligro."

"…!"

Doyle quedó en shock.

Yeon-woo se giró.

"No lo olvides. Kahn sigue luchando con Hargan en este momento. No puede lidiar con Hargan solo, y cuanto más tiempo nos quedemos aquí, más peligroso será".

"…."

"Contrólate y piensa en tus prioridades. Pero si aún así quieres actuar a tu propia discreción, me retiraré de este negocio. Ustedes dos pueden morir por lo que a mí respecta".

Doyle se mordió el labio inferior. Sus ojos temblaban debido a sus continuos conflictos internos.

Yeon-woo entrecerró los ojos ante Doyle. En sus ojos, la mirada agonizante de Doyle se superponía con la imagen de sus camaradas en el ejército.

'¿Tiene un trauma? Debe ser TEPT'.

Trastorno de estrés postraumático, TEPT para abreviar. Es un problema de salud mental que puede ocurrir después de presenciar o experimentar un evento traumático.

Algo de su pasado debe estar desencadenando sus emociones. Pero Yeon-woo no sabía por lo que había pasado Doyle. Lo que podía decir era que había experimentado algo similar en el pasado y que estaba siendo obstaculizado por ese recuerdo exacto.

"…."

Después de un breve silencio.

*Slap*

Doyle se dio una palmada en la mejilla con ambas manos, dejando un par de huellas rojas en su piel blanca y pura. Sus ojos, que antes miraban furiosos, ahora estaban llenos de determinación, como si hubiese tomado una firme decisión en su mente.

Doyle pronto miró a Yeon-woo y se disculpó.

"Lo siento. Estaba siendo desconsiderado."

Yeon-woo se dio cuenta de que Doyle había suprimido su trauma y se las arregló para dar prioridad a Kahn. Quizás esto tendría un gran impacto en él, ampliando su visión del mundo en el futuro.

"Volvamos al trabajo. Kahn todavía nos está esperando afuera."

Cuando Doyle estaba a punto de seguir adelante,

'Espera un segundo'.

Yeon-woo tuvo otra gran idea. La razón por la que Hargan hizo esta granja humana fue para alimentar a sus hijos. Entonces, ellos también podrían usar eso a su favor.

"Quédate quieto".

"¿Qué pasa?"

"Se me acaba de ocurrir una buena idea. ¿Puedo modificar un poco nuestro plan? Si va bien, también podemos salvar a la gente de aquí".

"…?"

Doyle abrió los ojos de par en par. Aunque había elegido a Kahn como su principal prioridad, una parte de él seguía manteniendo la esperanza, y para su sorpresa, Yeon-woo hablaba de un plan para salvarlos a todos.

Los ojos de Doyle brillaron con curiosidad.

"Necesito que llames a los bichos que me mostraste anoche".

Bajo la máscara Yeon-woo dejó salir una risa fría.


* * *


La reina Taragan desató su furia hirviente.

"¡Humanos! ¡Cómo se atreven los humanos a entrar en mi guarida!"

Ella balanceó su garrote y aplastó la cabeza de un lagarto frente a ella. El guardia real que sólo había venido a informar fue asesinado de repente, pero los otros guardias no trataron de detener a Taragan.

Ni siquiera Hargan podía hacer algo cuando se ponía histérica. En tiempos como estos, sabían que tenían que dejarla sola para evitar más daños.

"¡Mis bebés! ¡Deben haber venido a por mis hijos!"

Taragan había puesto catorce huevos en total. De ellos, tres de ellos no pudieron salir de sus caparazones, y otros tres fueron devorados por otros monstruos fuera de la guarida. Una vez más, otros tres sufrieron una enfermedad desconocida y, con el tiempo, se encontraron con sus muertes.

Por esta razón, las cinco crías restantes eran tan especiales para la pareja, que la guarida debía mantenerse a salvo de cualquier amenaza sin importar el costo. Pero ahora mismo, le dijeron que los humanos entraron en su guarida. No como la comida atada en cadenas, sino como intrusos que sostienen espadas. Ellos eran los que habían huido antes.

Taragan se levantó con el garrote de sangre en la mano.

"¡Tú! ¡Tú! ¡Tú! ¡Protejan a mis bebés! Incluso si mueren, ¡Protejan mis bebés!"

Su obsesión por sus crías le hizo creer que los humanos irían tras ellos. Si es así, ella, que era más fuerte que su marido, tenía que dar un paso al frente y defenderse de los intrusos.

Los guardias también sabían de su obsesión, así que respondieron positivamente. Sabían que si sus bebés sufrían la herida más pequeña, sus cabezas serían las siguientes en ser aplastadas.

*Kung* *Kung*

Cada vez que su cuerpo de tres metros de altura se movía, el suelo temblaba violentamente.

En ese momento, una figura apareció de repente frente a Taragan. Ojos brillantes bajo una máscara blanca. Era Yeon-woo, sostenía una bolsa de cuero con un contenido desconocido en su mano derecha.

"¡Humano! ¡Te mataré!"

Taragan rugió al humano que se atrevió a mostrarse sin miedo. Su feroz rugido resonó por toda la guarida. Pero Yeon-woo le habló con una sonrisa en la cara.

"Hola, Reina Lagarto".

"¡Qué!"

"¿Te gustan los fuegos artificiales?"

"¡Qué estás...!"

Cuando estaba a punto de aplastar a Yeon-woo y sus tonterías, Yeon-woo de repente tiró la bolsa de cuero a la habitación donde estaban las crías.

Taragan sintió una sensación de crisis, balanceó rápidamente su garrote y rompió la bolsa en el aire. Con un estallido, el polvo rojo salió de la bolsa y se extendió como la niebla, oscureciendo la vista de Taragan. Era el polvo hecho de los monstruos que había cazado sin parar en la Sala de Escarcha y Fuego.

"¡Doyle!"

A la señal de Yeon-woo, Doyle, que estaba escondido en un rincón, ordenó rápidamente a los insectos de fuego que se acercaran a la pólvora.

Una salvaje explosión envolvió a Taragan.

*Kwang*

*Swish*

Yeon-woo y Doyle entraron rápidamente en la habitación.

"¡Kuaaaah! ¡Sinvergüenzas!"

Desde el punto por donde había ocurrido la explosión, Taragan se giró hacia la habitación mientras se abría paso con fuerza a través del fuego.

Uno de sus ojos fue destruido y su piel quemada se estaba pudriendo. Tenía heridas graves en la mitad superior de su cuerpo, pero no podía quedarse allí llorando de dolor. Los humanos iban tras sus bebés. Debía ir a proteger a sus bebés. Pero cuando entró corriendo en la habitación, Yeon-woo y Doyle ya habían eliminado a los guardias y cada uno tenía una cría.

Yeon-woo, en particular, levantó el que estaba sosteniendo para darle una mejor visión de lo que iba a suceder después. Y con una fría sonrisa, le cortó el cuello con su daga.

*Spurt*

"¡Aaaaaaaa! ¡Humano! ¡Cómo te atreves!"

La locura se apoderó de la mente de Taragan. Cuando perdió la razón, corrió hacia Yeon-woo como un toro. Lo único que quedaba en su cabeza era la idea de asesinar a Yeon-woo.

*Retumbar*

"Si tratas a los humanos como ganado"

Pero Yeon-woo ya se había agarrado al resto de las crías y comenzó a retroceder.

Una vez más, Yeon-woo clavó su daga en el cuello de una de las crías que estaba luchando en su poder. Un terrible grito resonó por toda la guarida.

"Deberías haberte dado cuenta de que a ti también te puede pasar, ¿verdad?"

"¡Suelta esa manooooo! ¡Humanooo!"

Pero las palabras de Yeon-woo nunca llegaron al oído de Taragan. Sus ojos sólo estaban fijos en sus bebés moribundos mientras perseguía a Yeon-woo.

Yeon-woo descuidadamente arrojó al bebé muerto al suelo, y al momento en que Taragan saltó hacia adelante para atrapar a su bebé.

*Kwang*

*Kwa-kwang*

Una de las trampas que habían instalado inmediatamente después de entrar en la habitación se activó, causando una explosión masiva que no podía ser comparada con la anterior.

Entonces la explosión desencadenó otra trampa, y otra más, produciendo una inmensa explosión en la cadena. El suelo estaba temblando, los árboles estaban ardiendo. Toda la habitación estaba envuelta por un diluvio de fuego. Taragan estaba sufriendo un dolor insoportable dentro del ardiente infierno.

"¡Kuaaaaak! ¡Humano! ¡Humanoooo!"

Si Taragan estuviera normal, se habría dado cuenta de las trampas.

Algunas partes de las trampas no se camuflaban lo suficientemente bien porque se hicieron con prisa, sin embargo, Yeon-woo utilizó la obsesión de Taragan por sus bebés a su favor.

Ninguna madre se mantendría cuerda después de presenciar la muerte de su hijo. Sabiendo esto, Yeon-woo apuntó a su propia debilidad, y Taragan solo pudo caer impotente en sus trampas.

"¡Noo! ¡Mis bebés! ¡Mis pequeños bebés!"

Taragan de alguna manera sobrevivió a las explosiones. A pesar de que sufría quemaduras en todo su cuerpo, seguía buscando ansiosamente a sus crías. Pero Yeon-woo y Doyle aún tenían a sus tres bebés en sus manos.

Mientras se retiraban, mataban a sus bebés uno por uno mientras la atraían a cada una de las trampas que habían instalado. Para cuando murió el último, Taragan fue atrapada en la última trampa y su cuerpo se derrumbó en el suelo.

*Kwang*

Yeon-woo clavó su daga en la garganta de Taragan y puso fin a su vida.

"Entre humanos y monstruos, es sólo matar o ser asesinado."


[Has matado al monstruo jefe, Taragan, la Reina de los Hombres Lagartos. Karma adicional será provisto.]

[Has adquirido 500 Karma.]

[Los Hombres Lagartos han sido desmoralizados. Los monstruos de la Guarida de Hargan entran en estado de pánico.]


Una avalancha de mensajes que le notificaban de la muerte de Taragan apareció frente a Yeon-woo, y Yeon-woo fue repentinamente vencido por la fatiga.

'Eso era lo último del polvo que me quedaba de la Sala de Escarcha y Fuego'.

Aunque fueron las trampas explosivas las que hicieron todo el trabajo, no había sido fácil atraerla mientras se mantenía a una distancia adecuada de ella. Si hubiese cometido un error, o si Taragan hubiese entrado en razón, su plan se habría estropeado por completo.

'Hubiera sido imposible si Doyle no hubiera encendido las llamas en el momento preciso'.

Teniendo en cuenta que se le había ocurrido el plan en el acto, todo había salido a la perfección.

"¡Hyung!"

Entonces Doyle vino corriendo y se paró junto a Yeon-woo. Parecía como si no pudiera creer que acabaran de matar a Taragan.

Comparado con lo que pasó cuando intentó asaltar esta mazmorra con Kahn, esto fue un éxito increíble. Nunca hubiera pensado que usar un simple material de una mazmorra que debió haber encontrado por casualidad podría traer un resultado tan asombroso.

La capacidad de juzgar durante el combate, de idear un plan, y la capacidad de ejecutarlo.

Doyle miró a Yeon-woo con los ojos llenos de respeto.

Sin importarle la mirada de Doyle, Yeon-woo señaló hacia el cadáver con su barbilla.

"Ve a tomar la corona primero. Tenemos que apurarnos y unirnos a Kahn afuera."

Doyle respondió asintiendo con la cabeza y se acercó al cadáver de Taragan. Había sido quemada hasta la muerte, en su pecho todavía sostenía los cadáveres de sus bebés. Fue, sin duda, una muestra de amor maternal.

Pero la mirada de Doyle era fría como el hielo. Como dijo Yeon-woo, los humanos y los monstruos tenían que matarse unos a otros. Y una vez más, había sido dolorosamente advertido de que este lugar era La Torre donde los débiles son devorados por los fuertes.

Yeon-woo entrecerró los ojos mientras veía a Doyle quitarle la corona de la cabeza a Taragan.

'Tendré que volver cuando hayamos terminado con este asunto'.

El cuerpo de Taragan tenía una fuerte vitalidad incluso después de su muerte. Aunque era incomparable con la extracción de energía vital de los vivos, si a un cadáver le quedaba algo de energía en el cuerpo, la Daga Vampírica de Bathory todavía podía drenarla. Así que si Yeon-woo pudiera absorber su energía, sería considerablemente beneficioso para mejorar sus puntos de atributo.

'Yo también podría ser capaz de tomar su habilidad'.

Mientras Yeon-woo miraba el cuerpo de Taragan con una mirada seria, Doyle sacó la corona y la sostuvo con fuerza en su mano. Sus puños temblaban de emoción.

Yeon-woo se giró en la dirección en la que estaría Kahn. Si él y Doyle se unieron a él, podrían incluso derribar a Hargan.

Yeon-woo estaba pensando en saquear el cuerpo de Hargan, por no hablar de ganar los puntos de Karma.


* * *


De repente,

"¡Kwuuung! ¡Taragan! ¡Taragan!"

Con sus pisadas fuertes, Hargan salió de la esquina del pasillo. Su cara estaba toda retorcida, como si hubiera venido corriendo al escuchar la explosión. Kahn entró en la habitación justo después de él.

Podía darse cuenta de que Kahn tenía una feroz batalla afuera solo por su apariencia. Parecía muy cansado.

Pero Kahn rápidamente se dio cuenta de lo que había sucedido mientras echaba un rápido vistazo a la zona llena de rastros de explosiones. Sonrió para reconocer un trabajo bien hecho y se agarró con fuerza a su espada una vez más. Su cuerpo exhausto se revitalizó.

Y.

*Pat*

Se armó de valor y corrió hacia Hargan.

Como si lo hubieran arreglado de antemano, Yeon-woo y Doyle también se movieron al mismo tiempo.

Tenían a tres personas de su lado. Incluso si estaban un poco cansados y no les quedaban más trampas, eran suficiente para luchar contra Hargan.

*Silbido*

Fue en el momento en que los tres estaban a punto de alcanzar a Hargan, que parecía preocupado por la muerte de Taragan, cuando Yeon-woo notó algo extraño. De repente, sus sentidos empezaron a advertirle que el monstruo que tenía delante era peligroso.

Luego, recordó una parte del diario.

Hargan es mucho más pequeño y débil que Taragan. Pero la razón por la que pudo convertirse en el líder de los Hombres Lagartos fue porque tenía una habilidad única.

... y se llamaba 'Onda de Calor(熱風)'.


Su hermano y su equipo, Arthia, tuvieron que sufrir muchas dificultades durante su incursión debido a esta habilidad, Onda de Calor.

Corrientes de aire caliente emanaban de su cimitarra y flotaban alrededor del cuerpo de Hargan. Estaba a punto de lanzar la Onda de Calor.

"¡Aléjate de él!"

Yeon-woo rápidamente hizo un giro a mitad de carrera. Kahn y Doyle, sintiendo también el peligro, giraron en ángulo recto y se alejaron del alcance de Hargan.

Entonces Hargan golpeó el suelo con fuerza con su cimitarra.

*Kwang*

El suelo que rodeaba a Hargan colapsó con una explosión y el fuego se disparó desde el suelo por todas partes. El mar de fuego envolvió rápidamente toda la guarida, erradicando lo que quedó después de la explosión en cadena.

'¡Mierda!'

Yeon-woo rápidamente cubrió su cara con sus brazos, pero aún así fue empujado hacia atrás por la ráfaga de viento.

Debido a que el lugar estaba lleno de tanto calor, no se podía sentir nada en el área que escudriñaba con sus fortalecidos sentidos. Ni siquiera sabía dónde estaban Kahn y Doyle.

*Silbido*

Después de que el calor se había calmado, Yeon-woo apenas podía ver el otro lado a través del hueco entre sus brazos.

'¿Qué está pasando?'

La guarida se había derrumbado por completo. El mundo estaba lleno de fuego rojo y humo negro. La escena mostraba cómo había conseguido el título del Rey de los Hombres Lagartos.

¿Y si hubiera dado un paso tarde y se hubiera visto envuelto en eso? A estas alturas ya sólo sería cenizas. Así de destructivo se veía.

Entonces, Yeon-woo lo presenció con sus propios ojos.

"¡Taragán! ¡Me vengaré de ellos! ¡Por ti y nuestros hijos!"

Hargan estaba sosteniendo el cuerpo de Taragan y sus bebés en sus brazos mientras gritaba al cielo.

*Chomp*

Y verlo morder el cuello de Taragan sin dudarlo.

Fue canibalismo.

Estaba tratando de adoptar el poder de Taragan. Era algo que no estaba escrito en el diario.


[Jefe Monstruo, Hargan (Rey de los Hombres Lagartos) ha usado 'Consumir'. Hargan ha robado con éxito los poderes de Taragan (Reina de los Hombres Lagartos)]

[La mutación está en progreso.]

[La segunda fase comenzará.]


*Retumbar*

Una vez más, la onda de calor arrasó la guarida, produciendo un terremoto masivo.