Reciente

martes, 1 de octubre de 2019

City of Sin - Capítulo 1200

Libro 8 – Capítulo 63. Dignidad



*¡Ting!* Brahms desenvainó su espada y la colocó en el cuello del capitán, “¡Tienes agallas! ¿De verdad crees que no te mataría?”

“Marqués Brahms, nosotros los Archerons no le tememos a la muerte. Sin embargo, Su Excelencia mencionó que todos los soldados en los puestos de control son Archerons de sangre real, sus parientes de nacimiento. Si alguien nos mata, su único destino es la aniquilación total.” El capitán solo estaba en el nivel 10, pero parecía no tener miedo mientras empujaba lentamente la espada lejos de su cuello, “Si no tienes planes de seguir adelante, es mejor que no te esfuerces.”

El Marqués se puso de color rojo brillante, las venas de su cuello palpitando en su rabia mientras sus ojos casi se salen de sus cuencas, pero su mano temblorosa se negó a seguir adelante. A pesar de su sed de sangre que lo empujaba a picar al campesino arrogante, se dio la vuelta abruptamente y regresó a su castillo sin decir una palabra. El sorprendido pelotón de guardias solo pudo seguirlo, teniendo que soportar las sonrisas arrogantes de los soldados Archeron.

Poco después, un grupo de grifos despegó del Castillo Alas de Dragón, moviéndose rápidamente hacia Ciudad del Ocaso. Richard pudo haber establecido puestos de control abajo, pero hasta donde Brahms sabía, no tenía control de los cielos. El Marqués no quería enfrentarse a ninguno de los Archerons de abajo; si lo provocaban lo suficiente, sabía que perdería el control y mataría a algunos de ellos. Sus exploradores ya habían informado que 63 soldados Archeron habían resultado heridos o muertos en escenarios similares hasta el momento, y que las represalias de Richard cobraron la vida de más de 4.000 soldados y quince altos nobles. Si realmente mordiera, Richard tendría la excusa para asaltar el Castillo Alas de Dragón en menos de un día.

……

Aunque ahora vivía en el Castillo Alas de Dragón, Richard dejó las defensas y la administración de la ciudad en manos de su alcalde y sus fuerzas originales. 30.000 soldados completamente armados parecían enormes en comparación con sus 3.000 hombres, pero ya habían sido intimidados y todos los nobles de la ciudad sabían que morirían si un legendario mago se veía forzado a luchar dentro de las murallas.

Se había quedado en la ciudad durante los últimos dos días, continuando trabajando en la edición de batalla de Midren según lo planeado. Todos los materiales habían sido reunidos, así que lo único que quedaba por hacer era crear meticulosamente cada parte una por una. Las piezas de la armadura ya habían sido preparadas hace un tiempo, al igual que algunas de las secciones individuales; en realidad estaba a punto de la finalización.

Este set de runas le estaba drenando mucho más maná que cualquier otra cosa. Incluso con sus niveles actuales de maná, normalmente estaba agotado por las curvas más largas que tenía que dibujar a pesar de su control. Para la mayoría de los otros maestros de runas, necesitarían estar en el nivel 24 como mínimo para intentar algo así.

Richard sintió la llegada de Brahms a kilómetros de distancia, pero solo envió unos pocos caballeros para guiar al Marqués hasta el estudio del castillo. La atmósfera era helada cuando los dos se encontraron, pero después de un tenso minuto Brahms golpeó con su palma el escritorio, “¡¿Qué significa esto?!”

Sentado tranquilamente, Richard respondió, “Es obvio. Perdí algo, y estoy aquí para encontrarlo.”

“¿Intentas librar una guerra contra el Imperio Árbol Sagrado?”

“No, pero no me importaría si llegara a eso. Por otra parte, ¿por qué estás tan ansioso por que tu familia sea echada de la nobleza?”

“Tú…” Brahms estaba sorprendido y furioso, no había esperado que Richard fuera tan inflexible. Si comenzara una guerra, definitivamente tendría problemas. Era raro que tales guerras resultaran en la aniquilación total, con tratados que se alcanzaban mucho antes y que involucraban fondos, planos y tierra, pero estaba claro que este no sería el caso.

El Marqués respiró hondo y se mofó, “Bien. ¡Espero que no te arrepientas de convertirte en enemigo de todos los nobles del Imperio, Richard!”

Richard finalmente cerró el libro en sus manos, “Veo que aún no has aprendido la lección. En ese caso, no hay nada que discutir. Vete, y cuida tu actitud la próxima vez. No recibirás ninguna indulgencia de mi parte.”

Brahms se puso furioso inmediatamente, levantando su mano para golpear el escritorio nuevamente, pero la mirada de Richard se posó sobre él e inmediatamente sintió una extraña sensación de miedo. Su mano temblaba, incapaz de moverse hacia abajo; sentía como si fuera a perder el brazo por esa acción. Tragando saliva con dificultad, el hombre se apresuró a irse con la cola entre las piernas.

Al acercarse, Senma miró con desdén la figura de Brahms, “Qué cobarde. ¿Por qué dejas que se vaya? ¿No deberías haberle quitado algunas extremidades?”

“La gente se asustará si soy demasiado brutal,” Richard sonrió, “Todavía estoy esperando que vengan a por mí.”

“¿Qué…? No te entiendo en absoluto… Espera, ¿aún no puedes controlarte?”

Su sonrisa se convirtió inmediatamente en una de vergüenza, “Necesitaré algo más de tiempo.”

Fuera de la creación de runas, Richard apenas se movió en los últimos días. Sus movimientos todavía eran un poco incómodos debido a su nueva fuerza, pero afortunadamente su control de sus manos seguía siendo perfecto como siempre. Haría falta más entrenamiento para asegurarse de que no aplastara objetos al azar.

Abrió su libro una vez más, “Dado que no está dispuesto a darse por vencido, tú deberías ocuparte de todo.”

“Bien,” Senma se encogió de hombros, “¡Pero ahora te digo que preferiría haberle aplastado la cara!”

……

Justo cuando el Marqués Brahms bajó de su grifo en el Castillo Alas de Dragón, un mago mayor se le acercó apresuradamente y le entregó un informe. Echándole un vistazo, no pudo evitar gritar, “¡¿El ejército de Richard está en mis planos?!”

La mayoría de los planos de Brahms habían sido conquistados hace mucho tiempo, por lo que fueron manejados con muy poco poder militar. Dado el poder del ejército de Richard, esas tropas no durarían más de unos días. ¡Toda su riqueza en esos planos se convertiría en la de Richard!

Temblando ante la expresión del marqués, el mago continuó, “Eso no es todo, mi Señor. Las mediciones muestran que las coordenadas de los cuatro planos han sido alteradas.”

“¿Qué?”

“Los portales ya no están en Ciudad del Ocaso. Están en Azan.”

Brahms casi se desmaya en ese momento. Se trataba de cuatro planos completamente desarrollados, ¡que juntos sumaban millones de oro cada año! Incluso si pudieran crear un nuevo pasaje en el futuro, ¡los Archerons estarían esperando ahí!

Fue una prueba de la voluntad del hombre el hecho de que lograra permanecer de pie, “Ve, prepara el círculo de comunicación. ¡Tengo que hablar con el Arzobispo Ruford, ahora mismo!”

……

“¡Tío, Richard acaba de robarme cuatro planos! ¡¿Todavía duda el Imperio en enviar sus fuerzas?!” Brahms exclamó en el momento en que vio aparecer en la pantalla a un viejo delgado. Incluso a través de la transmisión, uno podía sentir una sensación de dignidad de la figura, su espléndida túnica y su brillante cetro revelaban su estatus.

El Arzobispo Ruford miró a Brahms a los ojos, “Este incidente ha causado una gran conmoción tanto en el Imperio como en la Iglesia. Me temo que no habrá una decisión pronto.”

“¿Una conmoción? ¡Richard está arrastrando la reputación de todo el Imperio a través del barro! ¡¿Se han vuelto seniles?!”

Ruford sonrió impotente, “Je, no entiendes por qué Richard está haciendo esto, ¿verdad? Es cierto que no podrá crear una runa santa para el próximo año, pero ese no es el meollo del asunto. Se dice que la runa en la que está trabajando ahora es para él mismo, y es muy importante.

“Tiene que ver con la supervivencia de su hijo por nacer.”