Reciente

martes, 1 de octubre de 2019

City of Sin - Capítulo 1193

Libro 8 – Capítulo 56. El Problema De La Herencia




A lo lejos, en Norland, el portal del Castillo Blackrose empezó a destellar cuando Richard entró. Una multitud de sirvientes lo rodeó inmediatamente cuando comenzó a caminar, algunos acercándose y alejándose precipitadamente con cada orden que él daba, “Preparen el círculo de comunicación y el portal hacia el Deepblue, tienen media hora. ¿Mi mapa ha sido actualizado? Más vale que así sea en cinco minutos. Díganle al mayordomo que se reúna conmigo en el estudio, y también a Nyris.”

Todo el castillo fue despertado por la llegada de su señor, el volumen del ambiente aumentando bruscamente a medida que los oficiales enviaban órdenes a sus subordinados. Richard mismo llegó rápidamente a su estudio, pero no estaba en condiciones de ocuparse del papeleo en este momento. Lo único que quería era dirigirse al Deepblue inmediatamente, pero ese portal solo se usaba muy raramente y se dejaba apagado cuando no se usaba. Peor aún, el portal se encontraba actualmente en medio de su ciclo de mantenimiento regular; los magos que trabajaban en el mismo solo podían apurarse y terminarlo.

Ciertamente tenía otras formas de llegar al Deepblue rápidamente, pero aún no era lo suficientemente hábil en la teletransportación como para ser capaz de manejar eso sin agotar su maná. Los tres imperios humanos tenían su mirada puesta en él, y no podía permitirse ese momento de debilidad.

Afortunadamente, el círculo de comunicación fue mucho más rápido de configurar. Richard sintió que su corazón latía con fuerza en el momento en que escuchó la voz de Blackgold, pero descubrió que la legendaria maga se había ido a explorar un nuevo plano durante un período de tiempo desconocido. Aunque frustrado y preocupado por este hecho, solo pudo informarse sobre la situación general en el Deepblue antes de cortar el canal.

Si realmente iba a tener un hijo, sería con Sharon, Alice, Rosie o Coco. Rosie ya le había confirmado que no estaba embarazada, y él mismo sentía fuertemente que el bebé tenía que estar en el vientre de la legendaria maga. Esto solo podía ser confirmado por la propia Sharon, pero dado su carácter, no sería ella quien lo anunciaría. Dado que se había ido, era poco probable que fuera ella; después de todo, era una de las viajeras de planos más experimentadas de Norland y conocía los peligros.

Parado allí mientras la imagen holográfica del enano gris se desvanecía, Richard sintió de repente un intenso latido en su corazón. Una extraña sensación de desolación lo invadió, como si acabara de perder algo valioso. Su expresión se agrió inmediatamente con ansiedad, su mente subconsciente gritándole para que impidiera que algo sucediera, pero no podía entender lo que era. No sabía qué debía detener ni qué tenía que hacer para detenerlo, solo que era de suma importancia. Esta fue otra advertencia de Intuición, pero esta evolución de su bendición de la verdad estaba demostrando ser más imprecisa y extraña cada día.

“¿Pasa algo malo, Su Excelencia?”

La atención de Richard se centró en los dos magos que mantenían el hechizo, ambos con expresiones incómodas por una pequeña fuga de su aura. Sacudiendo la cabeza, se contuvo y dijo que estaba bien antes de regresar a su estudio. Un mago ya había actualizado el mapa y estaba esperando a que lo revisara, pero después de una sola mirada, frunció el ceño, “¿Qué está haciendo Alice en el Valle Flujo de Luz en este momento? Es una completa idiota; ¿cree que puede conquistar ese lugar por sí sola?”

El río que fluye a través del Valle Flujo de Luz era un afluente del río sagrado de la Iglesia de la Gloria; de los doce santos originales, dos habían nacido en esa región. Se consideraba algo parecido a un terreno sagrado, apartado de las guerras seculares. Incluso si Alice lograra derrotar a las tropas y paladines del Imperio, la Iglesia de la Gloria haría todo lo posible por recuperar el territorio. Ni siquiera les importaría declararle la guerra a él mismo; después de todo, su relación con la Condesa no era particularmente secreta.

Al escuchar la pregunta enfurecida de Richard, el mago inmediatamente entró en pánico, “S-Su Excelencia, la Condesa dijo que esta no era una expedición para conquistar. E-Ella solo está desahogando algunas frustraciones…”

“¿Ella está qué?” Richard frunció el ceño aún más. Cada guerrero era un recurso precioso en el que gastaba enormes cantidades de dinero para proteger; la supervivencia era suficiente para convertir a los débiles en veteranos experimentados. Tirar las tropas solo para desahogar las frustraciones era extremadamente estúpido.

Más importante aún, el hecho de que se atreviera a ir a la batalla indicaba claramente que no estaba embarazada. Pero eso solo dejó a Coco… Richard descartó la idea al instante; su cuerpo era demasiado débil, no podía soportar a su hijo. El potencial básico de un niño era a menudo el promedio del de sus padres— esta era la razón por la cual era el más talentoso de los hijos de Gaton— pero incluso así, la debilidad de Coco no era suficiente para compensar su propia fuerza. Fue…

Mientras consideraba las posibilidades, el viejo mayordomo irrumpió de repente en el estudio con una gran sonrisa en su rostro, “¡Maestro, tengo muy buenas noticias! ¡La Señorita Coco está embarazada!”

“¿Coco?” Richard estaba un poco aturdido y confundido. Si bien es cierto que al ser la madre o el padre más débil a veces garantizaba que no hubiera ningún conflicto en la línea de sangre que limitara la posibilidad de concepción, los cuerpos débiles ni siquiera podían apoyar la formación del niño. Estaba un poco decepcionado de que no fuera Sharon, pero mucho más preocupado por el hecho de que ella no pudiera dar a luz a su hijo.

Gran parte de su vida la había pasado sin ningún deseo de tener hijos, pero a medida que su imperio seguía expandiéndose, Richard comenzó a pensar en la idea. La Familia Archeron se estaba volviendo cada vez más inestable con el tiempo, y la razón principal era que siempre se ponía en peligro a sí mismo y no había un sucesor establecido. No había anunciado ninguna contingencia, así que sus hermanos, Sauron, Goliat y Alice estaban haciendo sus jugadas por si acaso. Esto era completamente diferente a lo que había ocurrido con la muerte de Gaton en el Plano Rosie; aunque eso fue tan repentino, Richard había tomado el control formal de la familia. Con su propio talento ganando el favor de Philip y el reconocimiento de las otras familias, el resto de la familia se vio forzada a inclinarse.

No importa cuán débil fuera el hijo de Coco, seguiría siendo una continuación de su línea de sangre. Murmuró para sí mismo durante un momento antes de mirar al mayordomo, “Aumenta su paga, tú eliges por cuánto. Asegúrate de que reciba la mejor atención posible; si no estás atento, es posible que sufra un aborto espontáneo. No la canses, no la asustes, no la acoses. Tienes autoridad para tratar con los agresores como mejor te parezca.”

“Sí, Maestro,” asintió el mayordomo.



Justo cuando el mayordomo se fue, otra figura entró corriendo en el estudio como el viento. Casi choca con Richard, deteniéndose a unos pocos metros antes de estabilizarse. Su pecho estaba agitado, jadeando fuertemente, “Richard…. has… vuelto…”

“¿Cómo van las cosas?” Preguntó Richard con una sonrisa.

Nyris se tomó un momento para recuperar el aliento, “Todo va bien. Seguimos devorando el bosque y decenas de miles de árboles caen a diario. Solo los mantengo ahí porque no podemos enviarlo todo; si tuviéramos la crisálida astral o algo así, podría estar sacando mucho más. Bien, el Árbol del Mundo Dorado tiene cincuenta metros de altura ahora; ven a visitarnos si puedes, es hermoso…”

Habló tan rápido como siempre, pero la situación en el Plano Forestal era tan complicada que le llevó más de una hora terminar un informe detallado. Fuera del Árbol del Mundo Dorado, el avatar de la madre cría ya había crecido hasta el nivel 8. Quizás se debió a su relación común con Richard, pero ella y el árbol se llevaban en perfecta armonía e incluso podían reponerse la energía mutuamente. Los zánganos de combate del avatar los mantenían a salvo, mientras que el árbol suprimía toda oposición inteligente.

Normalmente, el Árbol del Mundo Dorado tendría que pasar mil años solo en su primer período de crecimiento. Sin embargo, ya era capaz de forzar la voluntad del bosque a cientos de kilómetros de distancia, tomando el control de ese territorio por completo. Solamente en términos de cobertura, ya superó a la mayoría de los árboles de la vida maduros.

Las batallas de Nyris habían ido bien, haciendo uso de pequeños ejércitos de élites, como hizo Richard en otros lugares. Acababa de recibir un cargamento de diez toneladas de la última versión de pólvora, este lote tan poderoso que podría volar decenas de miles de árboles de los más gruesos. Sin embargo, ya tenía ocho pequeñas colinas de madera que rodeaban Ciudad Esmeralda y que todavía no habían sido transportadas. Ella necesitaría tiempo para ocuparse de eso primero.

En este punto, la madera ya ni siquiera era un foco. Su verdadero objetivo era eliminar cualquier presencia de elfos cerca, especialmente cuando se trataba de los druidas. Habiendo eliminado docenas de ellas recientemente, ahora estaba terminando el camino hacia el árbol de la vida. Esta fue una tarea enorme que había comenzado cuando Richard todavía estaba supervisando activamente las cosas allí, pero finalmente ella estaba a punto de terminarla.