Reciente

martes, 1 de octubre de 2019

City of Sin - Capítulo 1181

Libro 8 – Capítulo 44. Las Profundidades De Las Planicies Bárbaras



De rodillas por los ataques de Richard y Tiramisú, el gigante finalmente perdió el control y fue clavado al suelo por la madre cría. Un par de mandíbulas afiladas le desgarraron el pecho cuando ella le dio unos cuantos mordiscos. Numerosos chirridos se entrelazaron con un rugido de dolor, el gigante luchando por levantarse, pero obligado a permanecer boca arriba.

Richard respiró hondo unas cuantas veces y destelló hacia delante, parpadeando siete veces alrededor del gigante caído antes de irse volando. Siete heridas diferentes, cada una de dos metros de profundidad, explotaron en el cuerpo del gigante, brotando sangre desde el interior. Agotado por el esfuerzo, el propio Richard se retiró a la parte de atrás y bebió unas cuantas pociones mientras daba órdenes a sus caballeros rúnicos y seguidores.

200 caballeros rúnicos se precipitaron hacia el gigante con sus alabardas, cargando oblicuamente antes de clavar sus largas armas tan profundo como podían. Las explosiones de energía hicieron añicos esas secciones del cuerpo del gigante, generando así el impulso que les permitió escapar antes de cualquier represalia. La tierra alrededor del gigante se tiñó rápidamente de rojo, las interminables oleadas de ataques agotando su fuerza de forma constante. La madre cría pronto comenzó a liberar su ácido también, el líquido burbujeando alrededor del cuerpo del gigante.

Phaser, Waterflower y Zangru regresaron para llenar los puestos de los caballeros rúnicos, continuando el ataque a los guerreros bárbaros. Incapaces de hacer un daño significativo a un oponente tan grande, se utilizaron mucho mejor para eliminar las amenazas menores. Después de todo, incluso Richard con sus armas divinas y la terrorífica Perdición de la Vida necesitó un gran esfuerzo para herir gravemente a un oponente así.

El gigante finalmente obtuvo una mano libre y se las arregló para derribar a seis caballeros rúnicos, aplastándolos instantáneamente, pero esa fue su lucha final. Con la extremidad fuera del camino, la madre cría le desgarró la garganta y se clavó en su columna vertebral, matándolo en minutos. Sorprendentemente, sus extremidades seguían temblando después de la muerte, continuando durante mucho tiempo mientras ella comía la mitad de su carne antes de retirarse.

Una vez que la madre cría terminó, el gigante era casi un esqueleto con algunos pedazos de carne, partes del cuerpo disipándose en la nada. Había confiado en alguna extraña habilidad para convertir la energía en carne, pero con él muerto no había forma de mantener esa conversión activa. La energía atrapada se liberó rápidamente en el aire.

Richard aterrizó sobre el pecho del gigante y cortó el último trozo de carne con la Luz Lunar, revelando un corazón que era más grande que todo su cuerpo. Era de un extraño color verde grisáceo, pero seguía latiendo con frecuencia con el poder de soportar un cuerpo tan masivo. Al mirar esto, soltó un suspiro de alivio; esto claramente no era mucho peor que el corazón de un señor del valle, lo que lo convertía en una ofrenda de primer nivel que podría ser usada para completar la edición de batalla de Midren.

Al examinar cuidadosamente algunas secciones del corazón, Richard logró confirmar que el gigante tenía una línea de sangre de titán. Sin embargo, un ser tan poderoso no debería haber aparecido en Faelor; un golpe con toda su fuerza podría desestabilizar toda la estructura espacial del plano. Lo mismo sucedió cuando usó Dizmason, pero él tampoco era de este plano.

La batalla seguía ardiendo en el borde exterior, los guerreros bárbaros medio no muertos no conocían el miedo ni la retirada. Sin embargo, con los caballeros rúnicos volviendo a la batalla y una invocación adicional de inquisidores de sangre y chamanes elfos, fueron rápidamente aniquilados. El propio Richard aterrizó sobre el gigante y comenzó a trabajar para preservar el corazón, mientras que el resto de sus magos y sacerdotes se unieron después para empezar a trabajar en los órganos y huesos. Un gran número de zánganos se unieron para ayudar, ayudantes perfectos que podían ejecutar cada orden al pie de la letra.

Casi cada parte del cuerpo del gigante era un tesoro invaluable, especialmente el esqueleto. Si lograra conservarlo en una sola pieza, Richard podría crear un día un enorme homúnculo como ningún otro; en comparación, los cadáveres de los bárbaros no valían nada. Sin embargo, el cadáver era demasiado grande para transportarlo; tenía que ser dividido cuidadosamente, los huesos encogidos con alquimia hasta que tuvieran un tamaño manejable. Mil zánganos y la mayoría de los caballeros rúnicos necesitarían ayuda durante este proceso, y aun así tomaría tres días.

Richard pasó este tiempo inspeccionando los cadáveres de los guerreros bárbaros en su laboratorio portátil. Algunos habían envejecido rápidamente una vez que murieron, a veces decenas de años en un solo día, pero sorprendentemente no había ni un solo rastro de podredumbre. Al final del segundo día de limpieza, tenía una botella de líquido amarillo translúcido en sus manos que sustituía la sangre. Una vez analizado, descubrió que se trataba de un conservante extremadamente fuerte; algunos de los bárbaros medio no muertos solo tenían unos cuarenta años, pero otros tenían cerca de mil años y aun así lograron luchar.

Sin embargo, la sangre no fue lo que dio a estos guerreros su verdadero poder. Había una extraña energía escondida dentro de sus cuerpos, un poder similar a la fuerza de origen planar que era extremadamente puro. Les dio poder antinatural y destreza física, pero vino a costa de reducirlos a criaturas apenas inteligentes. Richard tenía algunas suposiciones sobre lo que era este poder, pero todavía necesitaba verificar las cosas para estar seguro. Si estaba en lo cierto, todas las respuestas serían reveladas en el centro del Génesis.

El ejército de bárbaros no muertos era extremadamente fuerte, capaz de barrer la mitad de Faelor. Si Richard no hubiera reunido el poder equivalente a tres familias de Fausto de nivel inferior y poseído un potencial destructivo tan grande, habría sido extremadamente difícil vencer al gigante y a las tropas no muertas. Esta fuerza al menos confirmó por qué nadie había logrado colarse y luego regresar de las profundidades del Génesis en todos estos años.

……

Mientras se manejaba el cadáver del gigante, la madre cría había aprovechado el tiempo para reparar su armadura. Pasados los tres días, Richard se puso de pie sobre su espalda una vez más y llevó a esta pequeña tropa de élites absolutas hacia el Génesis. Volaron durante todo el día y la noche, luchando contra una docena de ejércitos más pequeños de bárbaros medio no muertos antes de llegar finalmente al centro de las planicies bárbaras.

Se trataba de un valle llano y poco profundo situado justo al lado de una pequeña montaña. La montaña ni siquiera tenía mil metros de altura, pero se veía sobresaliente en las planicies abiertas del Génesis y estaba llena de vegetación, a diferencia de sus alrededores. Había tierra fértil en el valle con grandes extensiones de tierra agrícola, que contenía docenas de pequeñas aldeas y una sensación de vitalidad con la que ni siquiera el Plano Forestal podía compararse fácilmente.

La mirada de Richard fue inmediatamente atraída por la pequeña montaña de roca negra, específicamente las corrientes de vapor que salían de sus grietas. Había docenas de cuevas de diferentes tamaños a sus pies que tenían un tráfico regular de bárbaros, pero todo el lugar le resultaba extrañamente atractivo.

De repente se quedó en blanco, escuchando el enorme latido una vez más. Sin embargo, esta vez fue más claro y duró mucho más que antes, lo que hizo que sus propios corazones latieran fuertemente hasta el punto de que casi escupió algo de sangre. Sintió que algo andaba mal y forzó el sonido a salir de su mente, pero a pesar de su confirmación de que esta era la fuente, no podía entender por qué había sentido esa fuerte sensación de resonancia. Además, ahora que estaba más claro, también reconocía que había dos latidos mucho más pequeños que sonaban en conjunto con la base mayor, uno tan suave que era casi imposible de detectar.

Una conmoción resonó en el valle cuando sus residentes vieron al ejército en los cielos. Muchos guerreros bárbaros salieron corriendo a los campos y levantaron la vista, agitando inútilmente sus armas. Algunos de los guerreros más impacientes lanzaron sus lanzas, pero no pudieron alcanzar a la madre cría que tenía cientos de metros de altura.

La mirada de Richard se extendió por los bárbaros de abajo, descubriendo a muchos guerreros que estaban por encima del nivel 10. El líder estaba en realidad en el nivel 18, pero incluso con tal poder aún no podía volar. Agitó la cabeza y suspiró, “Prepárate para atacar, conquistaremos este lugar.”

Siguiendo su orden, la madre cría, la crisálida astral, las crisálidas voladoras y las avispas comenzaron a descender. Las serpientes aladas se precipitaron primero, lanzando hechizos a los bárbaros para romper su formación, los caballeros rúnicos y los soldados de invierno les siguieron rápidamente. Los seguidores de Richard descendieron al final, manteniéndose vigilantes de cualquier santo en el valle.

La batalla fue extremadamente exitosa, el primer ataque de los soldados de invierno destruyó completamente las filas bárbaras, pero cuando los bárbaros se dividieron en docenas de batallas más pequeñas rodearon a trece guerreros imponentes que salieron corriendo de la montaña. Todos estaban cubiertos con una armadura de color rojo oscuro, y aunque diez tenían múltiples tocones en la frente, tres eran más altos que el resto, con gruesos cuernos curvos. Al verlos aparecer, los plebeyos inmediatamente cayeron al suelo en reverencia y comenzaron a cantar alabanzas.

Sin embargo, esto no les trajo suerte. Cuando Tiramisú les bloqueó el camino con un centenar de caballeros rúnicos y una mueca de desprecio, el resultado de la batalla ya estaba decidido. Toda la resistencia fue aplastada en cuestión de minutos, todos los guerreros discapacitados o simplemente muertos.