Reciente

martes, 1 de octubre de 2019

City of Sin - Capítulo 1146

Libro 8 – Capítulo 9. Desafío (2)



Las conciencias poderosas en la distancia estaban discutiendo cosas en secreto.

“Klopp ha sido derrotado.”

“¿No es eso lo esperado? Richard no es alguien centrado únicamente en la investigación.”

“Pero no de esta manera. Richard ni siquiera usó su habilidad legendaria ni ninguna magia de alto nivel.”

Klopp era un legendario espadachín, amigo y seguidor de Fazelok durante muchos años. Había representado a Fazelok en esta batalla, ofreciendo este último una ofrenda de primer nivel como apuesta por la cual Richard aceptó el duelo.

Había sido derrotado por completo.

……

Cuando Richard regresó a la habitación, tiró la caja a un rincón antes de mirarlo completamente lleno y sumergirse en la meditación una vez más. Esta vez, pudo escuchar una vaga y majestuosa melodía en el cielo estrellado, la sinfonía de energía que era la fuente del nombre de Deepblue Aria. Las estrellas se convirtieron en maná una por una, apareciendo destellos de luz astral en su reserva de maná.

Al amanecer, terminó su meditación y salió de su habitación para desayunar como un aventurero normal. Luego abandonó la posada, visitando las diversas atracciones del Lago Esmeralda. Se podían encontrar historias por todas partes en esta ciudad que tenía milenios de antigüedad, y solo un recorrido completo tomaría unos meses. Sin embargo, tampoco tenía prisa. Vagando por ahí como un mago común, actuó como si no notara las miradas que lo observaban de cerca todo el tiempo.

Solo regresó a la Ninfa Forestal por la noche, habiendo pasado todo el día comiendo y jugando mientras recorría la ciudad. La joven llamada Erin le dio la bienvenida, agitando una carta que sostenía, “Llegó esto para ti mientras estabas fuera.”

“¡Gracias! Es un honor que una chica tan hermosa me entregue mis cartas,” dijo Richard con una cálida sonrisa, dejando a la chica ruborizada atrás para regresar a su habitación.

La carta, el sobre, el lacre… era todo de materiales comunes, pero el contenido era completamente opuesto: “Querido Richard Archeron,

“He oído que Nyris está bajo la protección de su familia, y que usted está dispuesto a asumir las responsabilidades. Definitivamente no rechazará la petición de Su Excelencia Rosanne de comparar habilidades mágicas; he adjuntado con esta carta algo de información sobre Su Excelencia, y la apuesta para esta batalla será una ofrenda de primer nivel.

“Atentamente,

Príncipe Tumen.”

Al igual que Richard, Rosanne era una legendaria maga de nivel 21, pero tenía más de cuarenta años de experiencia en el reino y era alguien que se forjó a sí misma a través de la batalla. Richard arrugó la carta y la tiró a la papelera, siguiendo los mismos arreglos que el día anterior y comenzando a procesar el corazón del señor del valle para que pudiera aumentar su vitalidad. Esta no fue una tarea fácil, requiriendo habilidad tanto en magia como en alquimia.

Solo consiguió terminar la tarea durante la medianoche del día siguiente, guardando el corazón con cuidado antes de recoger la Luz Lunar y dejar la Ninfa Forestal para ir a la misma arena en la que ya había estado dos veces. Con solo una hora para la batalla, tenía que ser un poco más rápido que antes.

Esta vez, la arena se sacudió continuamente durante un tiempo antes de calmarse. Sin embargo, al igual que antes, Richard se fue con otra caja de sellado mágico.



“Rosanne perdió.”

“Increíble, no cometió ningún error.”

“Todavía no ha usado su habilidad.”


“Deberíamos considerarlo más seriamente…”



Como siempre, Richard fingió no darse cuenta de las conciencias y comenzó a meditar una vez que regresó a su habitación. Al amanecer, docenas de destellos estelares flotaban en su reserva de maná.

Al día siguiente, continuó vagando alrededor del Lago Esmeralda y observó cada rincón de la ciudad. Cuando regresó por la noche, otra carta le esperaba.

Este fue otro desafío con información sobre su retador, pero después de derrotar a dos leyendas, su oponente sería ahora un santo.

Sin embargo, este no era un santo común. Richard se volvió sombrío por primera vez, porque el retador era Drakons; este era un discípulo de la Santa Espada. Él de entre todas las personas sabía que los niveles no lo eran todo para algunas personas, incluyendo a Beye, Martín, Zangru, y él mismo. Ahora, parecía que Drakons estaría en la misma lista. Sin embargo, después de pensarlo un rato, aplastó de nuevo el papel y lo tiró a la papelera.

A la medianoche del día siguiente, salió de la posada como de costumbre y se dirigió al familiar ring. Esta vez, trajo consigo la Luz Lunar y el Juez. Pasó media hora entera antes de que saliera y desapareció en la noche, llevándose la tercera caja de sellado mágico. Momentos después, un grito reprimido resonó por la arena.

……

“Drakons estaba nervioso.”

“¿Quién puede mantenerse tranquilo cuando se enfrenta a un oponente que nunca comete errores?”

“Esto es algo bueno, se estaba volviendo demasiado arrogante.”

“Pero Richard todavía no ha usado su habilidad. Estoy comenzando a preguntarme qué será…”

……

La vida continuó repitiéndose, y Richard también recibió una nueva carta de desafío. Esta era de Romir, un asesino de nivel 22 y una leyenda experimentada que acababa de regresar de un campo de batalla de la desesperación. Sin duda, era extremadamente peligroso; el hombre no había regresado en una docena de años. Por supuesto, tampoco fue una coincidencia que él regresara; había sido invitado por Fazelok, habiendo venido específicamente para el duelo. En la Tierra del Anochecer, era famoso por matar hechiceros negros.

Quizás tenía miedo de que Richard se negara; Fazelok añadió una ofrenda mayor adicional a la ofrenda de primer nivel para la apuesta en esta batalla. Richard aceptó con mucho gusto, pero independientemente de eso, habría seguido adelante.

Seguía siendo a la medianoche, y en el mismo lugar, pero esta vez solo tomó cinco minutos. La batalla entre el asesino y el legendario mago se decidió con un solo estallido de poder; ninguno de los dos podría mantener una batalla prolongada contra el otro. Por supuesto, en esta ocasión el estallido fue demasiado fuerte. La mitad de la arena que fue diseñada para albergar duelos entre leyendas se había derrumbado.

……

“Él… nunca cometió un error.”

“Tampoco mostró su habilidad.”

“Esas son realmente las llamas de la Estrella de la Destrucción.”

“Tal vez es hora de que Kelly pelee.”

“… Tal vez.”

……

Ese día, Richard no recibió ninguna carta de desafío. Tampoco siguió recorriendo el Lago Esmeralda, sino que fue a la Iglesia del Dragón Eterno para ofrecer algunas ofrendas. Nadie sabía exactamente lo que obtuvo, pero una vez terminada la ceremonia, la joven sacerdotisa anfitriona no pudo recuperarse de su aturdimiento durante mucho tiempo.

Cuando salió de la iglesia, a Richard ya no le quedaba nada, ni siquiera una ofrenda menor. A cambio, consiguió una caja llena de materiales mágicos. Sin ninguna carta en los tres días siguientes, se sumergió completamente en la creación de runas. La joven caminaba de un lado a otro fuera de su habitación, mirando fijamente las dos comidas intactas en la puerta, pero también sabía que un mago no podía ser molestado en su investigación. Lo único que podía hacer era cambiar la comida y la bebida de vez en cuando, asegurándose de que tuviera comidas frescas cada vez que salía.

Para cuando Richard finalmente recibió su tan esperada carta de desafío, ya casi había terminado con todas las ofrendas. Esta vez, leyó el nombre del retador tres veces y pasó una hora entera preparándose antes de salir a la batalla. Esta era la primera vez que se había preparado tan seriamente desde que llegó al Lago Esmeralda.

La carta de desafío en sí era mucho más simple que las anteriores, con solo un nombre rodeado por el sello de la familia imperial: Kelly

Tampoco había necesidad de más información. Kelly era una caballera de nivel 23 con una poderosa línea de sangre de marea devoradora de lunas, capitana de la guardia real, una de los cuatro hijos de la Emperatriz Gelan… no importa el título con el que se le mirara, ella definitivamente merecía la atención de Richard. Este era probablemente el enemigo más fuerte que había enfrentado en su vida.

En unos pocos días, la mitad de la arena colapsada había sido reparada para que se viera exactamente igual que antes, incluso hasta las vides que cubrían las paredes. Richard entró con calma, como siempre, la puerta cerrándose a sus espaldas y separándolo del mundo exterior.

La noche estaba tranquila, el tiempo pasaba en silencio. Sin embargo, había una sofocante sensación de peso en la atmósfera alrededor del ring de duelo, lo que obligaba a todos los que estaban cerca a marcharse rápidamente.

Era casi de madrugada cuando la puerta de la arena se abrió de nuevo, pero esta vez fueron los magos los responsables de mantener la arena. Se fueron corriendo a toda velocidad, parpadeando continuamente como si los estuviera persiguiendo una bestia antigua. Una ola de luz azul surgió, desintegrando rápidamente todo el ring y envolviéndolo en llamas azules.

Richard salió lentamente del fuego, pero a la salida tembló de repente y casi se cayó al suelo. Se tambaleó unos pasos antes de estabilizarse, reanudando su marcha hacia la Ninfa Forestal. Esta vez, le tomó el triple del tiempo normal de media hora regresar.