Reciente

miércoles, 21 de agosto de 2019

Kage no Jitsuryokusha ni Naritakute - Capítulo 93

Capítulo 93. Sorprendente Gran Oferta, ¡¡Solo en Ciudad Outlaw!!


Vacaciones de otoño

Nee-san y yo hemos venido a Ciudad Outlaw.

“¿Esta es Ciudad Outlaw? Tiene un fuerte olor.”

“No se puede hacer nada, es un barrio bajo después de todo.”

Eso responde Nee-san mientras intimida vagabundos con su mirada.

En la distancia se alzan tres torres. El hecho de que se ven como pinos de bolos me hace querer derribarlas.

“¿Entonces solo tenemos que ir a esa torre?”

“Idiota. ¿Qué pretendes hacer atacando inmediatamente la base enemiga? El gremio de caballeros mágicos ha establecido una base de operaciones, así que primero iremos ahí a recolectar información.”

“Heee”

Me quedo cerca de Nee-san mientras nos abrimos camino por las pocilgas. Luego de un rato llegamos a un lugar con una línea de puestos.

Está extremadamente alegre aquí, con todos comprando y vendiendo extrañas comidas, sospechosas medicinas además de bienes y mascotas robadas.

“¡La hermosa muchacha de ahí! ¡Venga a ver! ¡Acaban de reponerme con unas mascotas muy vivases!”

“¿Yo?”

“Sí, sí, ¡La muchacha más hermosa del mundo que está justo ahí!”

“Hmph, es seguro que tiene buena vista. Un vistazo no nos va a lastimar, supongo.”

“Nee-san, son solo palabrerías.”

“Cierra el pico.”

Soy arrastrado hacia el puesto.

“Venga, venga, ¡Aquí está la mascota que acaba de llegar!”

Lo que el dueño arrastra ante nosotros es un joven de pelo rubio con un collar de esclavo en su cuello.

“Un esclavo caballero mágico, ¡Goldoh-kun! ¿Qué cree? Es bastante guapo, haría un buen par con la hermosa señorita.”

La cara de Goldoh-kun estaba azul e hinchada, como si hubiera sido sometido a un linchamiento masivo. Parece querer decir algo con sus “U- U-“ quejas.

“Aunque se ve bastante golpeado, ¿no?”

“¡Ja ja ja! Supongo que hubo algunas malas gestiones durante el transporte. Bien, ¡voy a rebajar el precio original de 30 millones de Zeny a 27 millones de Zeny solo para ti!

“Es caro.”

“No, no, señorita. Un espadachín mágico de este nivel, ¡el precio se dispararía al doble si lo comprara afuera! Esta es una gran oferta, ¡¡Una que solo puede encontrar en Ciudad Outlaw!!”

“Nah, no lo quiero.”

“¡Es una gran negociante señorita! Muy bien, usted gana. ¡Hoy voy a hacer una segunda rebaja especialmente para usted!

“¿Por qué usan el pronombre de ´eso´?”

“¡Venga, venga! ¡¡Este también es un caballero mágico animado, su nombre es Quinton-kun!!”

Lo que el dueño de la tienda trae esta vez es un hombre de cara malvada que parece un luchador profesional de wrestler y que tiene una gran herida en su estómago.

Quinton-kun está gimiendo “¡Mu- Mu-!” como si tratara de decir algo.

También tengo la sensación de que vi a este hombre en alguna parte antes…

“Goldoh-kun y Quinton-kun, ¡¡los dos por solo 40 millones de Zeny!! ¡¡No va a encontrar un acuerdo más barato fuera de Ciudad Outlaw!!”

“Aunque su estómago se ve lastimado.”

“Oh, ¿¡también hubo problemas con este durante el transporte!? ¡Muy bien, 37 millones de Zeny por ambos! ¡En verdad no puedo bajar más que esto!”

“Pensándolo dos veces, no quiero a ninguno de los dos.”

“¿¡Ehh!? ¡Vamos, no puede decir eso señorita!”

“Ya tengo todo lo que necesito.”

Diciendo eso, Nee-san cepilla mi cabello.

“Ya veo, así que el joven es el esclavo de la señori-“

“No, no lo soy.”

“Vamos.”

Nee-san me arrastra tomándome de la garganta.

En ese momento, escuchamos a alguien más dirigiéndose al dueño.

“Dueño, ¿es cierto que vende a ambos por 37 millones de Zeny? En ese caso los compro.”

“¡Por supuesto! ¡Gracias por preferirnos! ¿Nn? ¿¡Acaso usted es!?”

“U-, U-“

“¡Mu-, Mu-!”

Parece que ambos fueron vendidos.

Ambos tenían caras que me parecían familiares, estaba un poco preocupado por eso, pero ahora que encontraron a alguien dispuesto a comprarlos apropiadamente me siento más tranquilo.

Espera.

Si fueron comprados, ¿entonces no significa que ahora hay 37 millones de Zeny en esa tienda? En otras palabras, si ataco esa tienda…

No, no puedo rebajarme a estar satisfecho con una suma tan pequeña.

Tengo que soñar en grande.

“Empieza a caminar solo de una vez.”

“Podría hacerlo si dejaran de arrastrarme de ese modo.”

“Si no hiciera esto te perderías.”

“¡N- No lo haría!”

Miro hacia las torres que se alzan en la distancia mientras camino.

Una roja, una blanca, una negra.

Bien, ¿cuál debería escoger?