Reciente

martes, 20 de agosto de 2019

Kage no Jitsuryokusha ni Naritakute - Capítulo 83

Capítulo 83. Desde Una Altura Lejana……


En el momento en que Iris ingresa a la arena, es recibida con aplausos atronadores.

Esta tremenda popularidad es la prueba de que ella es la protagonista de este torneo.

Iris estudia a Jimina mientras se miran, y se tranquiliza.

Jimina Sehnen. Él es indudablemente un oponente formidable. Incluso cuando lo ve de cerca así, ella no puede medir su fuerza, a pesar de sentir algo profundo de él. Fuerza incongruente con su apariencia. Un joven que emite un sentimiento de desequilibrio que se mezcla con su sentido de la realidad.

Sin embargo, Iris no cree que no pueda ganar. Por encima de eso, Iris debe ganar.

Ella cree que es su llamado a ganar en este Festival del Dios de la Guerra.

Su sentido político es inexistente, y ella misma lo admite. Lo único que puede hacer es ser el símbolo de fuerza del Reino Midgar.

“Mientras Iris Midgar esté presente, entonces el Reino Midgar está a salvo.” Es su llamado a ser la que otorgue este sentido de seguridad a sus ciudadanos.

Para ese fin, a ella no le importa que la sostengan como un sepulcro portátil. Como alguien que no tiene más fuerza que la fuerza bruta, entiende que a ella la usarían en las políticas.

Pero eso fue solo hasta hace poco.

En cuanto el precio por haber sido un mero apoyo hasta el momento, su primer esfuerzo por pararse sobre sus propios pies …… resulto en un fracaso. Ansiosa por el futuro de su país, fundó la Orden Carmesí, pero no pudo reunir personas ni recursos, y al final no cambió nada.

Desde entonces, ella ha sido capaz de reunir algunos números gradualmente, pero todavía está lejos de su visión.

Pero una vez dicho esto, ella es consciente de que sumergir su mano en la política tan tarde en el juego solo llevaría a que sea utilizada por todos y cada facción. Así que la política se dejará en manos de los políticos, mientras que ella reunirá sus fuerzas de la forma que mejor sabe.

Ella sabe cuán poderosa es su popularidad entre los ciudadanos. Aquellos que pueden servir como cerebros de la Orden Carmesí ya han sido reunidos. Todo lo que queda es que tome el campeonato en el Festival del Dios de la Guerra y cementar su popularidad entre la población. Entonces todo lo demás caerá en su lugar.

Con esta creencia en su corazón, Iris levanta su espada y espera el anuncio inicial.

Jimina, lo siento, pero voy a ir con todo desde el principio. Independientemente de lo que ocultes, no tendrás tiempo para usarlo. Todo se decidirá en una fracción de segundo.

“¡¡Iris Midgar vs. Jimina Sehnen!! ¡PELEEN!”

Apresurándose inmediatamente.

Junto con el inicio del encuentro, Iris da un paso adelante, luego se detiene.

“…… ¿eh?”

Una pequeña duda se escapa de sus labios.

¿Por qué la figura de Jimina se siente tan lejos?

¿Ella confundió la distancia entre ellos?

Pero ella comprueba dos veces: no está equivocada. Sin embargo, es su sentimiento lo que le dice que Jimina está muy lejos.

Ella no sabe la razón por qué. Quizás ella solo está nerviosa.

Pero eso no importa. Lo único que importa es que ella había dejado de moverse.

Se vuelve a enfocar, prepara su espada y luego lanza una finta.

En el instante en que ella confirma que los ojos de Jimina han sido atraídos por la finta, ella entra apresuradamente.

Pero.

“……?”

Una vez más, sus pies se detienen.

Ella sacude su torso superior como para evadir algo, luego salta hacia atrás.

Ella vio una espada.

Vio la espada de Jimina cortándole la cabeza.

Pero la espada de Jimina no se movió en absoluto.

Naturalmente, su cabeza todavía está conectada.

“¿Por qué……?”

Ella no pudo evitar murmurar en voz alta.

Ella claramente vio la espada de Jimina.

En el instante en el que se precipitó, la espada de Jimina había cortado con una fuerza abrumadora y cortó limpiamente su cabeza.

Ella había pensado que todo había terminado.

Su pérdida …… no, ella había estado segura de su muerte.

Pero aparentemente eso fue una mera ilusión. Jimina ni siquiera tiene su espada levantada, y solo está parado en su lugar.

Iris no puede comprender lo que acaba de suceder.

Ella saca su espada e intenta dar la vuelta al borde de la arena, como para sondearlo.

Una vuelta. Dos vueltas Tres vueltas……

La distancia entre ellos permanece sin cambios. Sin embargo, de alguna manera, la figura de Jimina se siente aún más lejos ahora.

“…… ¿No vendrás?”

Entonces Jimina pregunta.

Pero Iris no puede intervenir.

Cada fibra de su ser le está diciendo que no dé ese paso.

“¡¡HaaAAAAHHHH !!”

Iris grita, como para deshacerse de su vacilación.

Luego ella da ese paso con la mayor cantidad de velocidad que puede reunir.

Sin embargo, ¡sus ojos me están siguiendo!

La mirada de Jimina todavía está centrada sólidamente en Iris.

Entonces, como para indicar algo, sus ojos se mueven.

“¡¡–aaaAAAAHHH !!”

En ese instante, Iris frena por instinto.

Una enorme carga asalta su cuerpo e incluso escucha un sonido inquietante en las articulaciones de sus rodillas.

Pero sin pensar en eso, Iris se detiene, y luego vuela hacia atrás en un movimiento giratorio.

Ella había visto claramente la espada de Jimina perforando su pecho.

“…… De ninguna manera.”

Sin embargo, su pecho está completamente sin herida.

Tampoco hay rastro de que Jimina haya blandido su espada.

“Esto no puede estar pasando……”

Ante sus ojos, Jimina está parado allí, todavía con la espada sin alzar, igual que antes.

“….. ¿Qué pasa?”

Entonces él pregunta.

El cuerpo de Iris tiembla en respuesta a …… algo.

Ella tiene que hacer algo.

La agitación y el miedo la ponen en movimiento.

En el mismo instante, los ojos de Jimina se mueven.

Como si estuviera leyendo el futuro, sus ojos y la punta de su espada se mueven hacia un lugar frente a Iris.

A lo cual, Iris alucina como es cortado su brazo.

“Ah, aaaa ……”

Finalmente, ella entiende lo que está pasando.

Ella entiende que Jimina solo la ha estado fintando todo el tiempo.

Él lee completamente sus movimientos, luego envía sus advertencias con solo sus ojos y la punta de su espada.

Que si ella no se detiene, ella morirá.

Con solo eso, Iris ha estado alucinando su espada.

Las visiones de su corte eran casi indistinguibles de la realidad.

Las palabras pasadas de su maestro se alzan en la mente de Iris: “Las mentiras de un maestro se sienten como la realidad”. Fiel a esas palabras, su maestro había guiado a la joven Iris por la nariz.

Pero lo que Jimina está haciendo ahora es la “realidad” mucho más allá de lo que su maestro había sido capaz de hacer.

¿Algo así es posible …?

Iris no pretende ser la más fuerte del mundo. Ella entiende que siempre hay alguien mejor allí afuera. Sin embargo, desde un punto de vista objetivo, su fuerza como espadachín mágico debería estar dentro de los rangos superiores del mundo. Eso es lo que ella había creído.

¿Y esa persona está siendo guiada por las meras fintas?

Si eso es cierto, entonces la verdadera fuerza de Jimina: de hecho sería el más fuerte del mundo, sin dudas.

Y eso sería en una dimensión que ni siquiera una sola persona puede acercarse.

¿Es eso realmente posible?

¿En serio?

Iris se reprende a sí misma.

“No te engañes.”

Él ni siquiera ha movido su espada una vez. Todo lo que tiene que hacer es mera especulación.

“…… No te detengas”.

Entonces Iris murmura, como si fuera hacia sus instintos.

Ella afirma su determinación de no detenerse sin importar nada, luego da un paso adelante.

Se escucha un sonido de algo que corta el aire.

El próximo instante.

Un impacto increíble se estrella contra el cuerpo de Iris.

Su conciencia se apaga durante unos segundos, luego se encuentra mirando al cielo.

En el medio de la arena, Iris está acostada de espaldas, mirando al cielo.

¿Qué ha pasado?

Iris no pudo ver la espada de Jimina en absoluto. Todo lo que recuerda son los ojos de Jimina que trazan su movimiento, luego un impacto increíble.

Es un milagro cómo todavía no ha soltado su espada.

Iris obliga a su cuerpo adolorido e insensible a sentarse.

“Iris Midgar… ¿es esto todo lo que tienes?”

Una espada es empujada ante sus ojos.

Jimina está mirando a Iris con los ojos desprovistos de emoción.

A pesar de que él está tan cerca que ella puede tocarlo extendiendo la mano, su figura parece estar muy, muy lejos.

Muy lejos……

Ahh… entonces eso es lo que era.

Iris finalmente se da cuenta.

Su figura que aparece lejos no era una ilusión.

Desde el principio, él ha estado en una altura muy, muy lejana, mirándola desde arriba. Un lugar tan lejos que Iris nunca podrá tocar, sin importar cuánto alcance…

La espada de Iris cae de su mano, levantando un sonido seco.

En la arena que ha caído en un silencio como una cripta, ese sonido resuena.

Iris Midgar había sido derrotada con un solo ataque.

Ese hecho ha causado que todos estén congelados por la conmoción.

En medio del silencio.

Kotsu, kotsu, suena pasos detrás de Iris.

Un revuelo pasa gradualmente por la arena.

Kotsu, kotsu, kotsu sigue los pasos, hasta que se detienen.

Todos los ojos de la audiencia se centran en la persona que ha causado esos pasos.

Incluso Jimina muestra ligera sorpresa en su rostro.

“He regresado, padre.”

La persona que está parada allí es la bella princesa del Reino Oriana, Rose Oriana.

Sin escatimar ni un solo vistazo hacia Iris y Jimina, Rose está mirando directamente a la caja de asientos especiales.