Reciente

miércoles, 21 de abril de 2021

abril 21, 2021

La Emperatriz Se Volvió A Casar - Capítulo 300

Capítulo 300. Parto Prematuro (2)


El Presidente de la Corporación Oso había comido en varias ocasiones con la Emperatriz Navier. Honestamente, era una emperatriz fría. Durante cada comida, se aterraba al pensar si la persona que tenía delante era un libro de etiqueta o incluso estaba viva.

Pero no odiaba a la Emperatriz Navier. Aunque la Emperatriz no le mostró una sonrisa amable, tampoco lo traicionó con una máscara de amabilidad, y mucho menos cambió su palabra después de darse la vuelta.

Navier no era una persona cálida y acogedora, pero era digna de confianza y leal.

Aunque no abrazaba a los pobres con un corazón bondadoso y compasivo, sin duda cuidaba de ellos mejor que los habladores. 

Cuando Rashta se convirtió en emperatriz, el presidente pasó varios días de ansiedad con sentimientos encontrados.

Era doloroso ver a la inocente Emperatriz Navier desaparecer como si hubiera sido desplazada. Al mismo tiempo, se alegró, desde la perspectiva de los plebeyos, de que hubiera una emperatriz de origen plebeyo, y estaba asombrado por su gentil corazón. Cuando donó enseguida una enorme suma de dinero, se maravilló al ver que era realmente una buena persona.

Al final, simplemente decidió adaptarse a la nueva época. Concentrándose en seguir expandiendo y fortaleciendo su equipo de comercio.

Pero descubrió la oscura verdad oculta con sus propias manos. El presidente cerró los ojos y se reclinó en el respaldo de la silla mientras le invadía rápidamente un sentimiento de vacío y desolación.

"No puede ser..."

Al cerrar los ojos, murmuró con una sensación de abatimiento, inexplicablemente aparecieron lágrimas en las esquinas de sus ojos.

Fue en su boda cuando la Emperatriz Rashta declaró que donaría una gran suma de dinero a numerosas instituciones. La Emperatriz Navier también había sido invitada a la boda.

Escuchó a la gente que elogiaba a Rashta murmurar que la Emperatriz Navier era desvergonzada y descarada.

Aunque no lo consideraba hasta ese punto, el Presidente también pensaba que la Emperatriz Navier no tenía vergüenza. ¿Cómo pudo asistir a la boda de su ex-esposo con su nuevo esposo?

Por supuesto, se trataba de un asunto de estado, pero podría haber fingido que estaba enferma y enviado una delegación en representación. 

'Como era de esperar de una emperatriz que se volvió a casar, debía ser un poco desvergonzada.' Pensó en ese momento al ver a la fría Emperatriz Navier.

Pero había sido una idea equivocada desde un principio. Un malentendido, un prejuicio.

El Presidente se lamentó, imaginando cómo debió sentirse la Emperatriz Navier cuando la Emperatriz Rashta había repartido su dinero y recibido los elogios de la gente.

Fue injusto. Debió de sentirse molesta y triste. Incluso las personas más frías tenían sentimientos. Debió haberse quedado sin palabras.

Recordó los vítores de los plebeyos hacia la Emperatriz Rashta en el desfile nupcial y el silencio casi mortal cuando la Emperatriz Navier pasaba por delante de ellos en el carruaje.  

"No puede ser..."

El presidente estaba gimiendo inexplicablemente. Sentía pena por lo injusto y lo doloroso que debió haber sido. Se puso así a pesar de que no le agradaba especialmente la Emperatriz Navier.

El presidente, que había estado sollozando durante unos 15 minutos, volvió en sí tarde al escuchar los golpes en la puerta.

"¿Presidente?"

El secretario, que vino con una pila de documentos, se acercó sorprendido al presidente al ver sus ojos rojos.

"¿Se encuentra bien?"

Agitando la mano para decir que estaba bien, el presidente ordenó con voz fría. 

"Olvídalo, olvídalo. Busca a un periodista llamado Joanson y tráelo aquí."

* * *

Se preguntaba por qué lo llamaría el Presidente de la Corporación Oso. Normalmente, este no habría sido el caso.

"Gracias por venir."

El presidente señaló con el dedo la silla situada al otro lado del escritorio. Joanson miró entre el presidente y la silla con una expresión amarga antes de tomar asiento.

"¿Me estaba buscando?"

"No tienes buena cara."

"He estado muy ocupado."

"¿Ocupado recolectando información para redactar artículos en contra de la Emperatriz Rashta?"

La mano de Joanson, que abrió tranquilamente su cuaderno, se detuvo. Jugueteando con una hoja, sonrió y cerró el cuaderno. Sin embargo, levantó la mirada con ferocidad.

"¿Así que resulta que el presidente es un ferviente partidario de la Emperatriz Rashta? Había escuchado que tenían una muy buena relación."

En cuanto vio esa expresión, el presidente supo que había encontrado a la persona adecuada. Pero...

"Sé más racional."

Por alguna razón, Joanson estaba muy exaltado ahora mismo. 

Ante las severas palabras del presidente, Joanson ladeó la cabeza, perplejo. También se podía notar la fuerza con la que sostenía la pluma en su mano.

"No necesito un periodista tonto que ve a una persona como su enemigo nada más conocerla. Peor aún si se trata de un periodista que ni siquiera puede reconocer si la otra persona es un enemigo o no. Lárgate."

Mientras lo observaba, el presidente habló con frialdad y tocó la campana de su mesa.

En cuanto el secretario entró, el presidente dijo, "El invitado se va." Luego, como si no le interesara en absoluto Joanson, giró su silla hacia un lado y sacó un periódico.

El secretario tiró del brazo de Joanson.

"Por favor, retírese."

¿Por qué diablos me llamó entonces? Joanson encontró momentáneamente absurdas las acciones del presidente. ¿Qué tienen que ver los malos artículos que escribía sobre la Emperatriz Rashta?

Después de resoplar, Joanson se levantó de inmediato y siguió al secretario hasta la puerta. Pero al cabo de tres pasos, regresó, se sentó en la silla y se disculpó.

"Lo siento. No estaba pensando con claridad."

Sólo ahora comprendió el extraño matiz contenido en las palabras del Presidente.

¿No podía reconocer si era un enemigo o un aliado? Normalmente un enemigo no diría esto. Por el contrario, lo diría una persona que quisiera ser un aliado.

Tras la desaparición de su hermana menor, su racionalidad, enterrada en todo tipo de emociones negativas e intensas, se elevó un poco revelando su existencia. Fue en el momento oportuno.

"No soy tan tonto."

El presidente soltó una carcajada y giró la silla nuevamente hacia el frente. El secretario cerró la puerta discretamente y salió.

Joanson volvió a abrir su cuaderno, lo colocó sobre su regazo y miró al presidente con ojos ardientes.

El presidente lo sondeó con lo de la Emperatriz Rashta, y luego insinuó que no era el enemigo. Era evidente que lo que el Presidente quería contar estaba relacionada con la Emperatriz Rashta.

"La Emperatriz Rashta causó un gran revuelo al declarar que donaría veinte millones de krangs en pagarés el día de su boda. ¿Lo recuerdas?"

Como esperaba, el nombre de la Emperatriz Rashta salió de la boca del presidente.

Las comisuras de la boca de Joanson se curvaron.

"Cómo no iba a recordarlo. La elogié durante una semana por eso. Fue lo único bueno que hizo."

"Hmm, ¿sabes de quién son los pagarés?"

Por un momento, la expresión de Joanson era un poco dubitativa. Por qué hacía una pregunta como esa...

"¿Los pagarés no son de la Emperatriz Rashta?"

Su expresión se convirtió entonces en una fría sonrisa.

"Así que el Emperador estaba tratando de elevar el prestigio de su esposa, ¿no es así?"

''Desafortunadamente, el Emperador no ha hecho uso de sus pagarés.''

"..."

Joanson, que parpadeó perplejo, se levantó sumamente aterrado tras comprender tardíamente sus palabras. La silla cayó al suelo estrepitosamente.

"¡De ninguna manera...!"

"Son pagarés de la Emperatriz Navier."

"¡Qué... qué diablos estás diciendo!"

El presidente le contó todo lo que había averiguado. Joanson escuchó la historia con las manos temblorosas, y se quedó atónito al enterarse que Rashta se había aprovechado de esos pagarés delante de la Emperatriz Navier el día de la recepción de su boda.

La Emperatriz Navier, nació en una buena familia, comía bien, vivía bien y alcanzó la cima del poder. Lo único que no tenía era el amor de su esposo. En un principio, encontró absurdo que la gente que debía pensar en cómo llegar a fin de mes, se preocupara por la Emperatriz Navier.

La concubina Rashta, que había pasado por todo tipo de penurias para llegar a esa posición, daba más pena que la Emperatriz Navier.

Incluso después de convertirse en concubina, los nobles se burlaban de ella y la Emperatriz la trataba con frialdad, ¿pero aún se compadecían de la Emperatriz Navier? Lo consideró verdaderamente absurdo.

Aunque después sufrió un poco por el divorcio, la Emperatriz Navier acabó volviéndose a casar con el rey de un país vecino. Joanson llegó a pensar que había nacido con alguna bendición natural para poder llevar una vida tan tranquila.

¿Pero el dinero que la Emperatriz Rashta donó era de la Emperatriz Rashta? ¿Incluso lo hizo delante de la Emperatriz Navier y fue elogiada por los presentes?

Joanson se quedó boquiabierto y sin palabras. El mundo que hasta ahora creía conocer parecía haberse puesto patas arriba.

Así como le sorprendió que la Emperatriz Rashta, la luz y la esperanza de los plebeyos, estuviera relacionada con la desaparición de su hermana, también le sorprendió que la Emperatriz Navier, una noble de corazón frío hasta la médula, se contuviera mientras observaba el extraño comportamiento de la Emperatriz Rashta.

"Esto... esto es realmente..."

El Presidente le ordenó con frialdad.

"Escribe un artículo sobre esto. No sabemos qué represalias podría tomar la familia imperial, así que no lo afirmes del todo, sólo lo necesario para sembrar la duda."

Joanson se dejaba llevar por las emociones, pero el Presidente era un hombre completamente calculador.

No fue fruto de la emoción el que llamara a Joanson y le diera esta orden.

La confianza. Fue porque había perdido la confianza en la Emperatriz Rashta y había decidido desvincularse porque no tenía un buen presentimiento sobre lo que le aguardaba.

"Asegúrate de dejar claro que la Corporación Oso y la Emperatriz Rashta no tienen nada que ver entre sí. Hablo de trazar una línea."
***

Sentada en su sillón sin fuerzas, sus sirvientas le cepillaron el cabello y le lavaron la cara con un paño suave. 

Mientras continuaban arreglándole el cabello, Rashta tomó un periódico de otra sirvienta para leerlo.

La expresión de la sirvienta al entregarle el periódico era muy extraña, pero Rashta no le dio mucha importancia. Sólo pensó que habría alguna noticia interesante.

Al cabo de un rato, las manos de Rashta temblaban mientras leía el periódico. El temblor se extendió gradualmente por todo su cuerpo.


"¿Su Majestad?"

La sirvienta, que estaba arreglando su cabello, se inclinó sorprendida. La cara de Rashta estaba tan blanca como la nieve.

"¡Su Majestad!"

"El vientre... el vientre..."

El periódico que Rashta sostenía se extendió al caer al suelo.

La mirada de la sirvienta se dirigió al artículo que levantaba sospechas sobre los pagarés de la emperatriz. Sus ojos se abrieron completamente por un momento, pero cuando el cuerpo de Rashta se tambaleó, apartó los ojos del periódico y la sostuvo.

"Ah... Ahhh!"

Los gritos de Rashta sonaban como si salieran del fondo de una profunda cueva. Gritó intensamente una vez más y se desplomó por completo. Toda su cara estaba empapada de sudor frío.

"¡El médico, el médico del palacio! ¡Traigan al médico del palacio!"

* * *

"¡Su Majestad, la Emperatriz está teniendo un parto prematuro!"
abril 21, 2021

SSS-Class Suicide Hunter - Capítulo 51

 Capítulo 51. Paraíso Después Del Final (2)



“¡De ahora en adelante tendrás que considerar mejor tus acciones!”


Dijo la Bruja.


Ella seguía golpeándome en el brazo con los periódicos. Estaba tan emocionada que no podía controlarse.


“¿Mis acciones?”


“Mmmmhmm. Ahora mismo eres parte de los Cinco Grandes Gremios, pero, de hecho, no eres diferente a un jugador solitario. Ya que las cosas han ido tan bien, también podrías crear un nuevo gremio por ti mismo”.


La Bruja se rio alegremente.


“Ya que eres el cazador rango número 3, deberías poseer el título de maestro de gremio. Incluso si tu unes a los Cinco Grandes Gremios, no te quedaría el ser solo un miembro más”.


No se sentía real.


“Ser un maestro de gremio”.


Yo siendo un maestro de gremio. No solo se sentía irreal, sino que también era algo inimaginable. En primer lugar, ¿era siquiera necesario que tuviera cazadores bajo su ala?


Ya tengo un ejército de esqueletos.


“Sí”.


Al darse cuenta de que mi rostro no lucía muy bien, la Bruja se encogió de hombros. Atrás de ella estaba el Emperador de la Espada mirándome en silencio.


“Puede que seas similar a ese abuelo. Tu personalidad puede estar más inclina a ir en solitario. Hay un número inesperadamente alto de personas que aman el hacer lo que sea necesario para conseguir lo que quieren. Si no tienes intenciones de hacerlo, no te forzaré”.


“Oh, jo. ¿Ahora estás hablando de mí a mis espaldas?”


“Eso es todo al respecto…”


La Bruja se dio la vuelta, ignorando al Santo de la Espada.


“¿Qué es eso?”


Al otro lado del campo de acacias, en un pequeño terreno, los soldados del continente estaban construyendo algo. Era un cuartel. Se habían rendido ante la idea de atacar el paraíso del espíritu vengativo y a cambio, se tomarían el día libre y retirarían a sus tropas luego.


“Ahhh”.


Acaricié mi barbilla.


“Estos soldados vienen de todas partes del continente”.


“¿De todo el continente?”


“Si tuviera que darte algo de contexto…”


Continué explicando. Por supuesto, omití la parte de la historia del espíritu vengativo. Solo hablé acerca de cómo engañé al ejército del continente.


La Bruja y el Santo de la Espada escucharon juntos la historia y, mientras la explicación avanzaba, sus expresiones se iban tornando cada vez más extrañas. Las siguientes palabras de la Bruja representaron los pensamientos de ambos cazadores.


“Rey de la Muerte… parece que eres bastante habilidoso a la hora de mentir”.


“Bueno, gracias a ustedes, el escenario fue despejado sin derramar sangre”.


“No, no te estoy culpando. Al contrario, lo hiciste muy bien”.


La mirada de la Bruja se agudizó.


Era la mirada de un comerciante con un plan macabro.


“Esto significaba que, de ahora en adelante, podremos comerciar en el continente. Ya no tenemos que depender de esos vejestorios del mundo exterior. ¡Esos bastardos! Siempre bajan los precios de nuestros materiales usando su fuente de comida como excusa. Veremos si siguen haciendo eso en el futuro”.


El resentimiento podía sentirse salir de su voz.


“Básicamente, el comercio entre la torre y el mundo exterior era injusto”.


Dijo el Santo de la Espada.


“Dinero, recursos, tecnología. Lo que sea. El mundo exterior tiene mayores recursos en comparación con la torre. Por supuesto, algunos elixires y materias de la torre no pueden ser obtenidos en el mundo exterior”.


“¡Provisiones! ¡La comida siempre es un problema!”


La Bruja pisoteó el suelo.


Cuando la vi por primera vez, pensé que ella era una persona poco amigable. ¿Será porque nosotros tres atravesamos los escenarios desde los pisos 12 hasta el 19 juntos? Ahora expresaba sus emociones claramente frente a nosotros.


Eso significaba que nos habíamos vuelto más cercanos.


“De todas formas, maestra del Dragón Negro, ¿eso significa que va a comenzar a comerciar con la gente del continente?”


“¿Hmm? Por supuesto. El mundo exterior tiene que saber qué tan agría puede ser la vida”.


“Entonces…”


Sonreí.


Señalé el campamento militar que estaba siendo desplegado en la planicie.


“Tendrá que hablar con ellos de ahora en adelante. Si solo dice ‘vamos a comerciar’, no va a funcionar. Somos extraños para la gente del continente y ellos son personas de otro mundo para nosotros”.


“Tienes razón”.


“Le prestaré mi nombre”.


Dije.


“Soy el emisario del Gran Emperador y el apóstol de la diosa de este mundo. Si logra que crean que es otro apóstol de la diosa, entonces, al menos, será útil para comenzar a comerciar con ellos”.


“…”


La mirada de la Bruja se agudizó de nuevo.


“Es una oferta que agradecería. También es una jugada efectiva, pero definitivamente no vas a prestarme tu nombre gratuitamente, entonces… ¿Qué quieres?”


"El piso 20".


"¿Qué?"


Miré a mi alrededor.


Campos de acacias. Una pequeña llanura. La ciudad natal de Estelle.


Este pequeño mundo era todo lo que había en el piso 20.


"Quiero el piso 20".


Por un momento la Bruja se quedó sin palabras.


"...Espera. ¿Qué quieres decir con el piso 20? ¿No me digas que quieres tener todo el piso 20 para ti?"


"Sí. Para ser exactos, quiero poseer todo el terreno que hay en el piso 20".


"Eso es..."


"A cambio, no aceptaré nada por despejar los pisos 11 hasta el 19. Puede compartir los beneficios del comercio con el continente con los demás cazadores".


De nuevo, los labios de la Bruja se cerraron con fuerza.


Era una oferta sin precedentes.


Normalmente, cuando los cazadores asaltan el escenario, los participantes se reparten primero sus logros entre ellos. La propiedad de un objeto. Y, además, la propiedad de los recursos. Pero alrededor de la mitad de los derechos quedaban para ser compartidos por todos los demás cazadores.


Era inédito que alguien tuviera la totalidad de un Piso.


"Esto es... no es algo de lo que pueda ocuparme yo sola".


La Bruja tenía una expresión de perplejidad.


"Tenemos que llamar a los otros maestros de gremio para discutirlo".


"Bueno, no tengo nada que hacer en las próximas 24 horas, así que esperaré".


"...¿Realmente quieres todo este escenario para ti?"


La Bruja miró a su alrededor.


"Esta tierra, no parece muy valiosa en absoluto. El camino de las flores de acacia... es bonito, pero no hay suficiente tierra para cultivar. Y el tamaño del escenario también es pequeño".


"Bueno."


"Basado en mi experiencia, Rey de la Muerte. En estos casos, es mucho más rentable recibir las recompensas distribuidas de los pisos 11 al 20 que han sido despejados. Podrías ganar una fortuna".


Me reí.


"Prefiero los bienes inmuebles al dinero. La tierra es lo mejor".


"¿En serio?"


La Bruja suspiró.


"Reuniré a los maestros de gremio. Vamos a discutirlo en el primer piso".


"De acuerdo, entonces".


"Mmmhmm. De todos modos, hay que dar la cara ante el pueblo al menos una vez. Pero..."


La Bruja miró lentamente a su alrededor.


"Hay algo que quería preguntarte desde antes".


"Sí."


"...¿Qué demonios es eso?"


Miré hacia la dirección que señalaba la Bruja.


"Mierda... Negro... cabrón, esto, para... ¡Haz que pare! ¡¿Es una petición tan difícil?! ¡Joder! ¿¡Qué clase de rencor tienes contra mí, qué he hecho mal...?!"


Un bailarín de primera línea estaba mostrando sus habilidades allí.


El sudor y las lágrimas del bailarín fluían por los campos de acacias maravillosamente.


Era hermoso.


"Bruja del Dragón Negro".


Sonreí alegremente.


"Bruja del Dragón Negro, no has visto nada hoy".


"¿Eh?"


"No has visto nada hoy. Sabes qué hacer, ¿verdad?"


"…"


La Bruja tenía una mirada curiosa en su rostro.


Tenía la misma cara que un biólogo que se ha encontrado con los misterios de toda la vida.


"Así es. Hay todo tipo de personas en el mundo. Lo entiendo".


"Pero", -murmuró la bruja-.


"Como era de esperar, tú también estás fuera de tu mente...".


También era una opinión irrelevante.


***


Dejé al fantasma vengativo y al Emperador de las Llamas en el piso 20, y me trasladé al piso 1 con los cazadores.


"¿Está bien que el lugar de encuentro sea en la cafetería a la que fuimos la última vez?"


"Sí. No me importa".


Ha pasado mucho tiempo desde que volví a la ciudad en el 1er piso. Babilonia.


Para otros, puede parecer que volví después de sólo cinco días, pero ese no fue el caso para mí.


Literalmente, cientos de días. Era la primera vez en años que volvía a la ciudad.


"Haaaaihhh".


"¿Qué pasa?"


"Nada. Me estoy dando cuenta ahora, que he despejado el escenario".


La Bruja soltó una risita.


"No estoy segura. Probablemente necesitas comprenderlo un poco más".


"¿Eh?"


"Ya te lo he dicho. En la torre ahora mismo, eres lo único de lo que todo el mundo habla. Prepárate".


No había necesidad de preguntar qué tipo de preparación tenía que hacer.


"¿Eh?"


"¿Es eso acaso...?"


No mucho después de pisar la puerta de transferencia del primer piso, el área circundante comenzó a zumbar ruidosamente.


Transeúntes en la calle. Vendedores ambulantes que montaban puestos al lado de la carretera. Los cazadores, que se preparaban para salir de caza, susurraban uno tras otro.


"¿No es esa la Bruja y el Santo de la Espada?"


"Entonces, ese tipo es..."


"¡Es el Rey de la Muerte!"


Alguien gritó. Eso fue sólo el comienzo.


"¡El Rey de la Muerte apareció!"


Un cliente que miraba con atención las armas usadas en el puesto giró la cabeza. Una pareja que disfrutaba de un café en una cafetería al aire libre se levantó. Comerciantes que vendían flores raras, cazadores que charlaban con sus colegas, docenas, cientos, todos a la vez, miraron hacia aquí. Hacia mí.


Una multitud se congregó en un instante.


"Uwaaahh, wow-"


"Hay un rumor de que has despejado el piso 20 tú solo, ¿es cierto?"


"¡Mira aquí, por favor! ¡Esperen, por favor! ¡Aquí, aquí!"


Parloteo.


Ni siquiera tuve tiempo de enfrentarme a nada. Simplemente, parpadeé una vez y la gente ya rodeaba nuestro grupo. Ese no fue el final. Cuando parpadeé dos veces, el cerco se duplicó.


"Eh..."


"No digas nada".


La Bruja susurró suavemente con una voz que sólo yo podía oír.


"No has tenido ninguna experiencia tratando con la prensa, ¿verdad?".


"Sí, bueno. Por supuesto".


"¿Místico? ¿Estrella popular?"


"¿Qué?"


"Me refiero al concepto. ¿Quieres un concepto misterioso o un concepto de estrella popular?"


La multitud se triplicó mientras la bruja susurraba. El ritmo de nuestro grupo parecía haber disminuido 30 veces. ¡Snap! ¡Snap! A cada paso, las cámaras de los teléfonos móviles parpadeaban continuamente.


Oh, Dios mío.


Parecía que había perdido la cabeza.


"Una vez que se establece un concepto, es difícil cambiarlo. Tienes que darme una respuesta ahora".


"Uh. Sé lo que significa el concepto misterioso, pero ¿qué es un concepto de estrella popular?"


"Es similar a una estrella de cine".


Dijo la Bruja.


"En primer lugar, tienes que hacer una nueva cuenta de SNS. Necesitas tener una secretaria para la gestión de la imagen y una secretaria que trate con los medios de comunicación. Por supuesto, también debes contratar a alguien que se ocupe de tu aspecto y de la moda. No te preocupes por el dinero. El gremio Dragón Negro se encargará de eso".


Perdí aún más la cabeza.


A nuestro lado, el Santo de la Espada fruncía el ceño.


Murmuró unas palabras.


"Odio tener que lidiar con esta mierda, así que iré por mi cuenta".


Sonaba razonable.


"Me gustaría tener un concepto misterioso..."


"¿Estás seguro? Una persona cambia cuando recibe algún mantenimiento. Es natural ser mucho más guapo que ahora, y te darás cuenta de algunas nuevas formas de tratar con otros humanos."


“Por ejemplo, en el caso de Interrogador Hereje, es un modelo de revista y probablemente también hace sesiones de fotos personales..."


Yo también lo sabía bien.


Antes de volver 4000 días, ¿no solía coleccionar esas revistas y pictóricas? Incluso la Bruja del Dragón Negro que tenía delante de mí era una modelo habitual de portadas de revistas.


"¡No, misticismo! Quiero tener un concepto misterioso".


Sin embargo, si yo fuera el implicado, sería una historia diferente.


"¿Por qué? ¿No quieres rodar un pictórico?"


¡¿Me dispararon en la cabeza para ser así?!


"Me moriré de vergüenza".


"Todos son tímidos al principio. No, espera, Interrogador Hereje no sabía lo que era la vergüenza ni siquiera cuando empezó... Él es una excepción. Rey de la Muerte, si hablamos de cosas vergonzosas, cuando subiste al Pabellón del Imperio Aegim y gritaste, eso fue aún más..."


"Me iré de los Cinco Grandes Gremios si no es el misticismo".


Lo decía de todo corazón.


La bruja se rio ligeramente.


"Sí. Supongo que lo harás. Parece que realmente lo harías".


"¿Qué debo hacer con el concepto misterioso?"


"Es sencillo. Sólo tienes que tener una buena cara de póker".


Esta fue la primera vez en mi vida que escuché a alguien aconsejándome diciendo ‘mantén una buena cara de póker’.


"Las actividades de SNS están absolutamente prohibidas. Nada de revistas o transmisiones. Incluso si un emisor personal o un medio de comunicación te pide una entrevista, recházala. Está bien tener una entrevista unas dos veces al año. Sólo te enviaré periodistas que haya verificado de antemano".


Hmmm.


"...¿Eso es todo?"


"Todavía no sabes lo difícil que será".


La Bruja soltó una risita.


"La atención es una droga. El tipo de droga más adictiva".


El Santo de la Espada intervino después de que ella dijera eso.


"También es la droga que más destruye a la gente".


"Así es. Si sólo 10 personas prestaran atención a alguien, esa persona se sentiría feliz. Pero cuando llegas a este punto, incluso si dices unas pocas palabras, decenas y cientos de personas reaccionarán a ello. No hay mucha gente que pueda resistirse a este tipo de droga".


Se reunió una multitud aún mayor.


Era como si la población de toda la ciudad se reuniera aquí.


"Todo es en vano".


Eso fue lo que dijo el Santo de la Espada.


"Sí. Pero seguro que es una mierda agradable".


Respondió la Bruja.


"Quizá saber disfrutar de este tipo de droga sea también un logro de los famosos. Hasta que se cansan de la droga. O puede optar por aguantar hasta que se desilusione con sus compañeros que toman la misma droga. ¿Qué quieres hacer, Rey de la Muerte?"


Miré a mi alrededor.


Una cortina de gente.


Estaba repleta de gente, sin dejar huecos. Los flashes de las cámaras se disparaban constantemente, así que tuve que entrecerrar los ojos. Los continuos flashes cegaban mis ojos y parecían un espejismo, y la cortina de gente parecía casi una sombra.


"...Nadie estaría tan pendiente de los demás como yo".


Abrí la boca.


"Lo que quiero conseguir es el reconocimiento. Y aunque no lo sé realmente... creo que recibir atención y reconocimiento es algo diferente".


Pensé en el Emperador de las Llamas.


Antes de volver 4000 veces, él era el ser supremo que acaparaba la atención de la torre.


"No necesito la atención de millones de personas. Con la atención de la gente que me rodea es suficiente. Cientos de miles o millones, lo que quiero de la gente del mundo es... No es atención, es reconocimiento".


"De acuerdo, entonces".


La Bruja sonrió.


"Creo que no son tan diferentes. Pero si esa es tu respuesta, la respetaré".


"Sí."


"Me alegro de que seas una persona así".


Yo también había escuchado algo así antes.


"Entonces, ¿cómo haces una buena cara de póker?"


"Te enseñaré el secreto".


El sonido de la multitud estalló desde todas las direcciones.


En breve, la velocidad de nuestro grupo bajó a unos 10 centímetros por segundo.


"Esto realmente me hace recordar algo desagradable".


"¿Un recuerdo desagradable?"


"Sí. En mi caso, cuando estaba en el mundo exterior, mi padre murió en una guerra civil".


La Bruja dijo con calma.


"Fue cuando tenía siete años. Estaba huyendo con mis padres, y probablemente los soldados nos persiguieron. Mi padre se quedó atrás. Entonces, mi padre gritó: 'No mires atrás y corre rápido'. Pero..."


La bruja se abrió paso entre la multitud.


"Realmente corrí sin mirar atrás. Oí un disparo, pero no me volví. Seguí corriendo".


¡Snap! ¡Snap!


Los flashes de la cámara no se detuvieron.


"Sucedió cuando eras joven, ¿verdad?"


"Sucedió cuando era joven".


Murmuró la Bruja.


"No es que odie el hecho de haber huido. Era una niña. Pero, ¿por qué no miré atrás? Hubiera sido algo fácil de hacer. Sólo era mirar".


"…"


"Pienso en esos momentos en los que tengo que poner cara de póker. Cuando recuerdo el latido rápido de mi corazón, puedo poner una muy buena cara de póker. Es como un pequeño truco de magia propio".


La Bruja me miró.


"Tienes uno o dos de esos recuerdos, ¿no?".


Los tengo.


Un callejón oscuro.


Recordé el recuerdo de cuando el Emperador de las Llamas me agarró la cabeza y me quemó todo el cuerpo.


"Supongo que sí".


Me di cuenta, incluso sin mirarme en el espejo.


Que estaba poniendo una perfecta cara de póker.


"¡Por favor, mira aquí un rato!"


"¡Por favor, di algo, lo que sea!"


"Bruja del Dragón Negro, ¿cuándo podré escuchar el anuncio oficial...?"


"¿¡Qué tipo de relación tienen ustedes dos!?"


"¡Santo de la Espada! ¿¡Qué piensas del Rey de la Muerte!?"


Cuando volví a mirar a mi alrededor, antes de darme cuenta, me acostumbré a los flashes de las cámaras, así que pude ver mejor mi entorno. Nunca había estado rodeado de una multitud tan grande. También era la primera vez que me enfrentaba a una lluvia de flashes como esta.


Pero.


"¿Sin embargo, es de efecto inmediato?"


No estaba tan fuera de sí como antes.


Era sólo mi calma habitual.


La Bruja levantó ligeramente la comisura de los labios.


"Aprendes rápido, ¿eh? Te acostumbrarás pronto".


El mundo cambió claramente en 5 días.


Pero no fue a un nivel en el que yo tuviera que cambiar con él.

abril 21, 2021

Matrimonio Depredador - Capítulo 154

Capítulo 154. Conquista (1)


Aunque ella no estaba en Estia, su corazón seguía atrapado en el hermoso palacio real de ese país. La Reina la había estado dañando durante mucho tiempo, por lo que no se recuperaría fácilmente. Ishakan frunció el ceño mientras la mirada. Recordó la forma en que le suplicaba ayuda.

Ayúdame con esto, Ishakan.

En ese momento, ella tenía una ansiedad que él no podía comprender. Después de haber sufrido pesadillas y alucinaciones, Ishakan la ató como ella quería, haciéndole saber que estaba en un lugar seguro. Quiso hacerla entender que estaba en su dominio, no en el de la Reina. Sin embargo, le parecía que eso no bastaba.

Después de todo, era un problema que no podía resolverse a menos que se erradicara la causa principal. Ishakan se rió de repente. Luego acarició suavemente la frente de Leah con sus dedos.

Imaginando una corona en su cabello plateado, volvió a llevarse la pipa de tabaco a la boca.

***

Los Kurkan que regresaron al palacio real estaban muy ocupados. Como había pasado mucho tiempo desde que se fueron, tenían muchas cosas pendientes. Sin embargo, siempre los molestaban constantemente. 

La causa era la novia del Rey, que había sido robada a Estia. Como no podían saciar su curiosidad con Ishakan, le insistían a los Kurkan que había estado en Estia con él. Genin y Haban, que también estaban siendo acosados, apenas lograron escapar.

"De verdad me voy a morir."

Haban murmuró y empujó la puerta. La enorme puerta que iba desde el suelo hasta el techo, sólo podía abrirse si varias personas adultas se abalanzaban contra ella, pero para un Kurkan no suponía ningún problema.

Al entrar en la sala de conferencia, ambos se inclinaron cortésmente y se saludaron. La sala de conferencia con coloridas baldosas arabescas, tenía una larga mesa de madera de ébano decorada con oro.

Había alrededor de una docena de Kurkan sentados en la mesa. En este lugar donde se reunieron los jefes de las tribus, Haban y Genin asistieron como los guardianes del Rey.

Morga, el jefe de la tribu de la serpiente, también estaba sentado en la mesa. Tenía una cara de agotado. Fue porque había venido a la reunión inmediatamente después de levantarse, estuvo durmiendo desde que regresaron al Palacio.

"¿A dónde está el Rey?"

Preguntó el jefe de una tribu, y Genin respondió inmediatamente.

"Ishakan está reproduciéndose..."

A su lado, Haban le dio un codazo y le susurró.

"Ahora Leah está aquí, así que no usemos esa palabra."

Genin dijo, "Ah". Luego corrigió, "Apareándose..."

Haban volvió a darle un codazo. Genin dudó y luego habló algo insegura.

"¿R3laciones s3xuales......?"

Cuando finalmente Haban asintió, Genin continuó hablando con determinación.

"Se está esforzando en las r3laciones s3xuales."

Morga, que estaba observando a los dos idiotas, solo sonrió. Genin añadió, frunciendo el ceño.

"Estoy... preocupada."

Haban también comentó con una expresión seria.

"Sí. Creo que será demasiado para Leah."

Aunque los Kurkan pudieran tener r3laciones s3xuales durante varios días, Leah era un ser completamente diferente. Pensando en la delgada y débil Leah, Morga murmuró con sus ojos temblorosos.

"Creo que tengo un poco de culpa..."

En ese momento, la puerta se abrió. Todos los presentes se levantaron de sus asientos para expresar su respeto. El hombre que entró se sentó con naturalidad en el asiento de la cabecera de la mesa. Genin y Haban se situaron detrás de él.

Solo después de que Ishakan se sentara, los demás volvieron a sentarse. Ishakan miró a cada uno de los Kurkan reunidos en la sala de conferencias. 

"Nos hemos reunido nuevamente después de tanto tiempo."

Extendió la mano hacia un lado. Haban le entregó la pipa que había preparado de antemano. Ishakan aceptó la pipa y comenzó a hablar del punto principal. 

"Dentro de un mes, comenzaremos la conquista de Estia."

Ishakan sonrió ante la mirada de sorpresa de los Kurkan.

"Acaso no sería bueno dárselo a mi novia como regalo de bodas."
abril 21, 2021

Padre, No Quiero Casarme - Capítulo 47

Capítulo 47. Rumores


En el Salón de Flores de la Dama Fresia, unas mujeres que llevaban máscaras de disfraces mantenían una animada conversación sobre el banquete de cumpleaños que se celebraría una semana después. 

"Estoy deseando mirar la decoración que hará el Conde Arlo en la mansión", dijo una mujer.

"Yo también. El año pasado el lugar estaba bellamente decorado con rosas rojas, así que me pregunto qué aspecto tendrá este año...", dijo otra.

"También tengo curiosidad por saber qué llevará la estimada hija del Conde Arlo."

"Es una dama encantadora, así que se verá guapa se ponga lo que se ponga. De todos modos..." 

Cuando la mujer se detuvo, a otra mujer se le iluminaron los ojos y preguntó, "¿Qué pasa? Adelante, cuéntanoslo."

Sus labios se curvaron como si hubiera estado esperando esta misma pregunta. "Tengo mucha curiosidad por saber quién es la pareja de la Dama Floyen". La estrella principal del banquete sólo había sido mencionada durante un rato. Cuando el tema cambió rápidamente, las mujeres comenzaron a revelar su verdadera naturaleza.

"Fue Dama Floyen quien hizo que me interesara por asistir al banquete, sobre todo porque siempre causa problemas..."

"Ha habido más rumores escandalosos sobre ella recientemente, ¿Verdad?"

"Ah, hay un rumor sobre el hombre con el que sale. He escuchado que no puede revelarse debido a su estatus inferior..." 

¡Crack!

La mujer que estaba hablando se detuvo porque un sonido fuerte resonó en todo el salón. Los fragmentos de vidrio quedaron esparcidos por el suelo. La gente miró brevemente los fragmentos de vidrio, pensando que se trataba de un accidente. Cuando estaban a punto de reanudar sus conversaciones, la voz de un hombre rompió el silencio. 

"¿Les complace parlotear sobre rumores infundados?"

Este salón era un lugar de socialización para los nobles, un lugar donde se reunían los invitados honorables. Aunque los rostros de todos estaban cubiertos con máscaras, existía una regla no escrita de respeto mutuo. En respuesta al rudo tono de voz del hombre, las mujeres que habían estado charlando agudizaron sus miradas. 

"¿Cómo se atreve a hablar tan groseramente?", replicó alguien. "¡La gente ha sido testigo incluso del hombre con el que estaba!". Ella se quejó, pero su rabia se esfumó rápidamente al percibir el aura peligrosa del hombre. Se sintió abrumada por una fuerza extraña.

El hombre sonrió retorcidamente. "¿Pero lo has visto por ti misma?" 

"Aunque no lo haya visto, se ha comportado extrañamente. Probablemente por eso comenzaron los rumores."

"¿Extrañamente, dices?" El hombre se rió, luego dejó de sonreír. "Intenta decir eso delante de la Dama Floyen", murmuró con frialdad. Observó a las multitudes silenciosas que lo rodeaban, pero todos evitaron su mirada. "Veo que ni siquiera se atrevens a hablar con la persona implicada". Seguía sin haber respuesta. "Limpien este desastre", ordenó el hombre a los asistentes con voz fría. Obedecieron su orden sin dudarlo. Los nobles no tardaron en recuperar el sentido común y comenzaron a criticar al hombre. 

"¿Quién es? ¿Por qué es tan grosero?" 

"No respeta a las damas. Qué falta de respeto..."

El hombre miró fijamente a los nobles que se atrevían a hablar en su contra. Se sintieron abrumados por una espeluznante sensación y cerraron la boca de inmediato. El hombre se rió. "Patéticos". Aunque esta vez había insultado explícitamente, nadie se atrevió a oponérsele. Intuían que si seguían ofendiendo al insensible hombre, podrían pagarlo con sus vidas. Cuando el hombre se marchó, los nobles que lo observaban conteniendo la respiración, pudieron exhalar nuevamente.

***

Después de desayunar, regresé a mi habitación y me puse a escribir las respuestas a las cartas que había recibido. 'Les haré saber a los otros dos que he encontrado un compañero. También debería responder a mis otras cartas'.

En ese momento, alguien tocó mi puerta. "Soy Derrick, Dama".  Derrick sólo me buscaba si había un asunto importante durante la ausencia de mi padre, o si había algún visitante para mí. 

"¿Ha pasado algo, Derrick?" 

"Edmund, el hijo menor del Conde Rowen, está aquí en respuesta a su carta, Dama."

'Oh, ha venido aquí directamente en lugar de escribir otra respuesta'. Me quedé un poco desconcertada, pero como iba a ser mi compañero en el banquete, no estaba de más conocernos de antemano. "Me prepararé para bajar. ¿Puede decirle que espere un momento?"

"Sí, Dama."

Cuando Derrick se marchó, me volteé hacia mis sirvientas. "Muy bien, entonces..." Apenas pude pronunciar unas palabras, puesto que ya estaban ocupadas preparando mi traje.

"Venga por aquí, Dama. La vestiremos lo más rápido y bonito posible."

Suspiré al observar las expresiones decididas de Sella y Merilyn. 'Sólo quería cambiarme de ropa... Supongo que no se puede evitar'.
abril 21, 2021

Padre, No Quiero Casarme - Capítulo 46

Capítulo 46. Compañero Para El Banquete


Cuando Jubelian se durmió, las sirvientas apagaron las luces y salieron de su habitación. Se asustaron al encontrar a alguien esperándolas en la puerta. 

"¡Señor!"

Pronto escucharon la voz indiferente del Duque. "¿Dónde está Jubelian?", preguntó.

Merilyn, que debía responder como la sirvienta principal de Jubelian, tragó saliva con nerviosismo. 'El señor rara vez viene a la habitación de la Dama Floyen. Debe tener algo urgente que contarle'.

"Por favor, espere un momento. Le haré saber a la Dama que le está buscando", dijo tras llegar a esta conclusión. Merilyn estaba a punto de volver a la habitación de Jubelian y despertarla, pero el Duque negó con la cabeza. 

"No, déjala en paz."

En respuesta, Merilyn bajó la cabeza y preguntó amablemente: "¿Podría decirme qué tipo de asunto tiene que discutir con la Dama? Si es algo que puedo responder, lo haré."

Al escuchar la palabra 'asuntos', el Duque miró la puerta de la habitación de su hija. "¿Ha elegido ella una pareja para el banquete?", él preguntó. 

Merilyn asintió con una expresión alegre. "¡Ah, sí! Ha decidido acudir con el señor Edmund, el estimado hijo del Conde Rowen. ¿No es estupendo?"

Al escuchar el nombre del apuesto hombre conocido en la alta sociedad, Regis murmuró para sí mismo durante un rato. "Ya veo...", dijo finalmente. Recordó lo incómoda que parecía su hija durante la cena. 

Bastantes personas que me han escrito para acompañarme. Todas son maravillosas, así que ha sido difícil tomar una decisión.

Regis suspiró, recordando cómo había utilizado la palabra, 'maravillosa'. 

"Será mejor que lo compruebe por mi cuenta", decidió.

***

Muy tarde en la noche. El Conde Rowen estaba tenso por la aparición de un visitante inesperado. Incluso su segundo hijo, un chico habitualmente arrogante, no tuvo más remedio que comportarse con cortesía ante el visitante. Después de todo, era el padre de la dama que le gustaba y el héroe de este imperio, el Duque Floyen. 

"¿Cuál es el propósito de su visita a estas horas de la noche, Su Excelencia?"

Regis miró fríamente al joven que tenía delante.

—No voy a casarme a menos que lo tenga todo. Quiero al hombre más rico, famoso y competente que haya.

Mientras observaba al joven, el Duque reflexionó sobre lo que había dicho su hija. "No estás a la altura, Edmund Anshan Rowen", dijo finalmente. 

***

A la mañana siguiente, me desperté aturdida. 'Ugh, me duele la espalda'. Aunque había resuelto el problema de ayer y había evitado que hablara de la lista de parejas para el matrimonio, algo me molestaba. Intenté pensar en la causa de este malestar, pero sólo pude pensar en mi estómago vacío. 'Debe ser porque no he desayunado'. 

Llamé a una asistente, y Merilyn no tardó en entrar en mi habitación. "Buenos días, Dama Floyen."

"¿Podría ayudarme a prepararme para el desayuno?"

"Por supuesto."

Me lavé la cara, me puse ropa informal y me trencé el cabello. Después de hacerlo me sentí más fresca y me veía más acorde para bajar a desayunar. Aun así, la sensación desagradable no desaparecía. '¿Qué me pasa? Debe haber algo...'

En ese momento, Merilyn dijo, "Ha llegado un paquete del taller de Fyodor, Dama."

Asentí con la cabeza. 'Así que por eso me sentía incómoda'. Se acercaba el cumpleaños de Rose, menos mal su regalo acababa de llegar. "¿Podrías traerlo a mi habitación?" Le pregunté.

"Sí, Dama". Merilyn salió de mi habitación para buscar el regalo. Esperé a que volviera con grandes expectativas. 

'Tengo curiosidad por el resultado. Espero que haya hecho lo que le indiqué...' No mucho después, Merilyn entró con una caja en las manos. 

"Aquí está."

Cuando abrí la caja, encontré un artículo que replicaba perfectamente mi pedido, así como otro artículo que tenía un color diferente al lado. 'Estoy satisfecha con mi pedido... pero, ¿Por qué hay otro artículo? ¿Esto es como un 2x1?' Miré el artículo con desconcierto, y luego encontré una nota dentro de la caja.

[Para ti, mi musa.]

Aunque no era más que una nota, la palabra 'musa' me hizo sentir incómoda. Reflexioné sobre el significado de la nota, y luego especulé que simplemente se trataba de una frase extravagante utilizada por la mayoría de los artistas. Mientras miraba los artículos con satisfacción, las sirvientas comenzaron a hacer preguntas. 

"¿Qué es esto, Dama?"

"Nunca he visto nada parecido."

"Pronto te diré su finalidad", dije a las sirvientas, que miraban los artículos con curiosidad. Luego coloqué los regalos en mi cajón.  'Ahora tengo algo más importante que hacer'. 

En ese momento, escuché que alguien hablaba desde fuera de mi habitación. "El desayuno está listo, Dama."

Salí rápidamente de mi habitación con una expresión alegre. 'Voy a desayunar primero'.

martes, 20 de abril de 2021

abril 20, 2021

Resurrection Of The Catastrophic Hero - Anuncio

 Saludos a todos.


Lamento tener que informales que la novela "Resurrection of the Catastrophic Hero" ha sido licenciada y por ende no se podrá seguir subiendo la versión en español en la página.


Como compensación, ya estoy en la búsqueda de una nueva novela que no vaya a causar los mismos problemas para reemplazar a esta. Me disculpo con las personas que comentaron (también a los que no) que les interesaba el desarrollo de esta historia. Me comprometo a que esto no vuelva a pasar.


Como extra, pueden darme recomendaciones en los comentarios de novelas que quisieran que traduzca. También pueden ser manhwas, mangas o manhuas con novelas. Estaré leyendo sus comentarios.


Tengan un buen día,


Tiger.

abril 20, 2021

El Retorno Del Gran Mago Después De 4000 Años - Capítulo 105

 Capítulo 105. Señor (4)



Señor dijo que tenían que esperar un poco hasta que se reunieran los otros Demigods.


Entonces, les ordenó a los apóstoles que dejaran la habitación para poder discutir algo con los Apocalipsis.


No había razón alguna por la cual desobedecerlo, así que, los cinco se dirigieron al sótano del castillo.


Frey hizo de guía, algo natural, ya que Riki y él habían sido los primeros en llegar al castillo.


El sótano era bastante grande, pero como había sido usado para almacenar esclavos, estaba muy sucio y repugnante.


Frey y Riki no se molestaron en limpiarlo, ya que la reunión tendría lugar en los pisos superiores.


Gracias a eso, todo el lugar estaba lleno de un pútrido olor.


“…”


Sin embargo, a ninguno de los apóstoles pareció molestarle este hecho.


Incluso Letia, la señora de la familia Blake, agarró una vieja silla de madera y colocó su trasero en ella sin dudar.


Los demás hicieron lo mismo.


Todos encontraron un lugar en el que estar en silencio.


“¿Tienes algo de comer?”


Fue el demonio quien hizo esta pregunta con voz profunda.


Frey lo miró por un momento antes de responder.


“Hay pan”.


“¿Y de beber?”


“Cerveza”.


“Eso estaría bien”.


“…”


Entonces, Frey subió las escaleras y trajo 4 platos con pan y cerveza para darle a todos.


“No, gracias”.


Letia fue la única que no aceptó.


Frey tampoco comió nada.


No tenía hambre y tampoco quería quitarle la máscara en lo más mínimo.


Luego de una corta comida, Jenta se acercó a Frey, quien estaba sentado en una esquina.


“Quítate la máscara”.


Era claramente una orden.


Frey no estaba sorprendido, es más, esperaba que algo así sucediera.


Era obvio que estarían insatisfechos ante el hecho de que Frey fuera el único que no se había quitado la máscara.


“¿Y qué si no lo hago?”


Por supuesto, Frey no estaba obligado a responder, pero decidió provocarlo.


“¿Planeas quitármela a la fuerza?”


“No veo por qué no podría”.


“Déjalo”.


No fue Frey quien dijo esto.


Fue el demonio, el cual estaba devorando el pan ansiosamente.


Su piel era roja y sus ojos carecían de pupilas. También parecía que no tenía intenciones de esconderse tras una máscara.


Jenta y la fénix habían comido mientras intentaban ocultar sus caras lo máximo posible.


“¿Qué lo deje? ¿No sientes curiosidad por la identidad de este sujeto?”


“Claro que sí, pero no es algo de lo que nos tengamos que preocupar”.


“…”


“No puedes hacer mucho en favor a tu curiosidad, sobre todo cuando los Demigods están cerca”.


Jenta no dijo nada más, solo se dio la vuelta, se dirigió hacia su esquina y se sentó.


Frey suspiró para sus adentros antes de mirar al demonio.


Debido a que había sentido la mirada de Frey, el demonio también se volteó para verlo.


Además de eso, había otra mirada centrada en Frey.


La fénix.


Lo estaba mirando.


Frey se dio la vuelta para encontrarse con su mirada, pero todo el mundo permaneció callado.


‘Es muy frustrante el no ser capaz de usar Telepatía’.


Frey se preguntaba cómo se había convertido en el apóstol de Agni exactamente y qué había estado pasando por su mente en ese momento.


Lo bueno era que Frey no podía sentir ni una pizca de sospecha u hostilidad en su mirada.


De otra forma, ella ya habría revelado su identidad.


Frey sinceramente había estado esperando tener una reunión feliz con ella, sin embargo, su actual reunión era bastante opuesta a lo que había imaginado.


Frey decidió no seguir pensando al respecto por ahora.


***


[Eso es todo lo que tengo para decir por ahora].


Cuando Señor dijo esto, los demás Demigods asintieron.


[Riki, quiero hablar contigo por un momento. El resto puede irse].


“Entendido…”


‘Algo se acerca’.


Este pensamiento pasó por la mente de Riki mientras los otros Demigods dejaban la habitación.


Mientras Ananta pasaba por su lado, miró a Riki burlonamente.


Estaba seguro de que ahora Señor iba a observar a Riki de cerca.


En poco tiempo, Riki y Señor fueron los únicos en el lugar.


Señor sacudió una mano ligeramente.


Guuguuung.


La habitación fue cubierta repentinamente por barreras.


La expresión de Riki se endureció en el instante en el que sintió el poder de las barreras.


Estaba seguro de que no sería capaz de escapar a menos de que usara todo su poder.


[No tienes por qué sentirte tan nervioso, Riki].


Dijo Señor suavemente.


En ese momento, Riki se dio cuenta de que había llevado su mano al pomo de su espada inconscientemente.


[Solo quiero que nadie más escuche nuestra conversación. Sabes que Ananta y Nozdog no tienen sentimientos positivos acerca de ti. Leyrin parece no sospechar… pero definitivamente siente curiosidad].


“…”


Ciertamente existía la posibilidad de que trataran de espiar su conversación.


Pero ahora que Señor había colocado varías capas de barreras, no serían capaces de hacerlo.


“¿De qué quieres hablar?”


[Riki, mi hermano más antiguo, aún recuerdo la felicidad que sentí cuando te vi por primera vez].


Fue algo extraño, pero la voz de Señor estaba tan llena de nostalgia que Riki no lo cuestionó.


Señor reflexionó por un momento.


Ni siquiera podía recordar hace cuánto tiempo había sido.


En el pasado, los humanos y los otros mortales ni siquiera habían aprendido a usar herramientas apropiadas todavía, los dragones solo eran criaturas grandes y el terreno del continente era totalmente diferente.


Fue en ese momento que Señor se separó. Un pequeño fragmento roto se había separado de la voluntad del mundo.


Le había tomado cientos de años el conseguir conciencia.


En ese momento, no le tomó mucho tiempo a Señor darse cuenta de que era más fuerte que todos los demás seres vivos, que era superior a todas las demás razas.


Sintió que incluso si todos los seres trabajaban juntos para pelear contra él, aun así, ganaría sin problemas.


Pero ese hecho no impresionó a Señor.


¿De qué servía?


Ni siquiera sabía por qué tenía un poder tan absoluto.


Tenía el poder para dominar el mundo, pero carecía de un propósito.


Ni siquiera sabía por qué existía en primer lugar. Entonces, mientras pasaba el tiempo, lentamente comenzó a llenarlo un sentimiento de profunda soledad.


Entonces, otro fragmento de la voluntad del mundo cayó.


[No entenderías qué tan feliz me sentí cuando finalmente encontré a otra persona en este mundo que era igual que yo].


Finalmente, ya no estaba solo.


Ese hecho por sí solo le dio a Señor una razón para vivir.


¿No tenía propósito?


Entonces, solo tenía que crear uno.


Después de todo, tenía el poder para hacer lo que quisiera.


Y eso no fue todo.


Luego de la aparición de Riki, comenzaron a aparecer más Demigods. Uno detrás del otro.


Ellos, al igual que él, estuvieron confundidos al principio.


Experimentaron la misma soledad y confusión que él había sentido.


Fue en ese momento que Señor se dio cuenta de su propósito.


Tenía que ser su líder.


El líder que guiara a estas personas que no sabían cómo controlar sus poderes trascendentales.


La razón por la cual él había ganado consciencia el primero fue porque siempre debía haber un pionero que sufriera en lugar de su raza.


Señor había guiado a los Demigods desde entonces.


“¿Por qué me estás diciendo esto?”


[Riki, quiero tratar a todos los miembros de mi raza justamente y es lo que estoy tratando de hacer, pero… Creo que hay algo de verdad en las quejas de Nozdog].


“…”


[Como dijo, soy muy suave contigo. Te dejó salirte con la tuya en cosas que los otros Demigods ni siquiera se atreverían en hacer. No cumplir tu cuota, no administrar tu territorio, el ignorar mis peticiones…]


Mientras su voz se desvanecía, un par de ojos aparecieron en el rostro de Señor.


Esos ojos dirigieron su mirada hacia Riki.


[El matar a tu raza].


“…”


Riki no estaba sorprendido.


Esto era algo que había esperado.


Sospechaba que Señor ya sabía que él era el traidor.


Pero cuando Señor les pidió que revelaran a sus apóstoles, se aseguró de ello.


Así que, decidió cruzar la línea.


Puede que Frey no haya entendido el por qué había actuado así, pero tenía que hacerlo para crear una situación en la que Señor se viera obligado a no actuar suavemente de nuevo.


No sabía desde dónde se había colado o cuando Señor lo había descubierto, pero Riki estaba seguro de que él no conocía todos los detalles.


Con su percepción, Señor hubiera sido capaz de notar hasta los detalles más pequeños.


La voz de Señor sonó de nuevo.


[El matar a nuestra gente es algo imperdonable, Riki].


“Lo sé”.


[Me gustaría saber, ¿por qué nos traicionaste? No eras así antes. Tú eras quien me entendía mejor y estabas de acuerdo con mi objetivo].


“Eso es obvio, Señor”.


Riki miró a Señor con firmeza.


“Es porque me di cuenta que estábamos equivocados”.


[Entonces, ¿estás diciendo que ahora estás en lo correcto?]


“Sí”.


Señor suspiró.


Sus ojos penetrantes desaparecieron.


Las características físicas de Señor solo cambiaban cuando había un cambio significativo en sus emociones.


Parecía que había recobrado la compostura.


[Quizás, todo esto sea mi culpa].


“¿Qué?”


[Por lo de hace 4000 años. Nunca te he visto más enojado que esa vez que maté a ese caballero].


“…”


No pudo negarlo.


Esto fue porque esa había sido la primera vez que un pensamiento negativo hacia Señor había aparecido en su mente.


Ese fue el principio de todo.


Esa opinión negativo acerca de Señor cambió su forma de pensar y Riki comenzó a preguntarse acerca de la existencia de los Demigods.


Y comenzó a sentirse asqueado por lo que estaban haciendo.


¿Nuestras acciones de verdad son correctas?


[Entonces, pretendamos que esto nunca pasó].


“¿Qué…?”


Esa frase fue algo que Riki nunca habría imaginado.


Riki lo miró dudoso.


Sin embargo, era imposible leer las intenciones de Señor cuando su rostro carecía totalmente de característica alguna.


La única forma de captar un atisbo de sus emociones era a través de su voz, pero incluso su voz se había vuelto monótona.


[Voy a perdonarte, Riki. Porque esto es algo que es tanto culpa tuya como mía].


“¿Vas a perdonarme por matar a nuestra raza?”


[Exactamente].


Riki no había esperado este desenlace, pero sabía que Señor no estaba tratando de engañarlo.


Señor estaba dispuesto a perdonarlo incluso aunque había matado a tanta de su gente.


“¿Acaso los otros Demigods van a aceptar algo como eso?”


[Tienes razón. Por ende… Es desafortunado, pero tendremos que engañarlos].


“¿Engañarlos?”


[Porque prometí encontrar al traidor incondicionalmente. Puede que los demás no digan nada al respecto, pero Nozdog y Ananta no se sentirán convencidos].


“Ciertamente…”


Señor sonrió.


O, mejor dicho, se sentía como si estuviera sonriendo.


[He elegido un candidato adecuado de entre los Demigods que vendrán a la reunión. No habrá sospecha alguna y todo irá sin problemas. No tendrás que preocuparte de nada].


Esas palabras dejaron a Riki mudo.


Miró a Señor incrédulo.


“¿Vas a acusar falsamente a un Demigod inocente y lo matarás…?”


[Es desafortunado, pero no se puede evitar, porque tú eres más importante].


El pulso de Riki se detuvo por un momento.


‘Ya veo’.


Él no era el único que había cambiado con el paso de los años.


Si fuera el Señor del pasado, nunca hubiera hecho un sugerencia como esta.


No importara que tanto le importara Riki, él nunca acusaría falsamente y ejecutaría a un miembro inocente de su propia raza.


[Por supuesto, se necesitará que actúes un poco].


“…”


[No es mucho. Solo tienes que matar a tu apóstol con tus propias manos].


“¿Qué?”


[Entonces, entrarás en hibernación. Quizás por 100 años. Eso no es mucho tiempo para nosotros, así que, tómalo con si fuera una larga siesta. Mientras tanto, yo te protegeré y cuando despiertes, te lo aseguro; no quedará nada de lo que tengas que preocuparte].


Cierto…


Si entrara en hibernación, eso despejarías las sospechas de Ananta y Nozdog.


Era obvio que Señor había pensado en todo para asegurar que el plan funcionara sin problemas.


Quizás incluso el Demigods que sería acusado estaría convencido.


[El Demigod que tomará la culpa por ti será Ur. Le tomará unos cuantos días más el llegar aquí. Mata a tu apóstol luego de que llegue. Yo me encargaré del resto].


Señor se levantó de su asiento.


[Eso es todo lo que quería decirte, Riki. Ten presente que, si eliges aceptar esto, podremos comenzar desde cero. Igual que como el suelo se endurece luego de que cae lluvia, podemos construir una relación aún más fuerte que antes].


Entonces, Señor le dio una palmada en el hombro a Riki y dejó la habitación.


Para ese entonces, las barreras ya habían desaparecido.


‘¿Realmente pueden cambiar…? ¿Señor y los Demigods?’


Ya que él había cambiado, no había nada que detuviera a los otros de cambiar también.


Entonces, ¿aún necesitaría matarlos?


¿No podría trabajar junto con Señor para cambiar a los Demigods desde dentro?


Si eso era posible, entonces sería una decisión mucho más lógica que el intentar pelear contra los Demigods por su cuenta…


“…”


Incluso después de pensar por un largo tiempo, la respuesta a sus preguntas no llegó.


Entonces, Riki se levantó.