Reciente

domingo, 24 de enero de 2021

enero 24, 2021

La Emperatriz Se Volvió A Casar - Capítulo 258

PATROCIONADORES DE LA NOVELA

Gracias a quienes han contribuido y apoyado nuestro trabajo.
Es una motivación saber que valoran y aprecian el esfuerzo de traer novelas al español.

BEAUTY PLUS
JESUS ILDEFONSO

¡Ovación de pie de toda la comunidad!


Capítulo 258.


Sovieshu estaba escuchando el reporte del Marqués Karl sobre el Duque Elgy.

De acuerdo con el reporte del Marqués Karl, había muchos rumores sobre el Duque Elgy relacionados con piratas peligrosos.

Pero todos esos rumores carecían de fundamento, por lo que era difícil saber si eran simplemente falsos rumores o no.

Después de escucharlo, Sovieshu soltó una pequeña risa burlona.

"Todo el mundo sabe que las familias reales de los países marítimos están asociadas con los piratas."

Se refería al hecho de que el Duque Elgy pertenecía a la familia real del país marítimo de Bohean Azul.

"Bueno. ¿Algo más?"

"El Duque Elgy ha tenido varios escándalos amorosos en la la alta sociedad."

"¿Podría llamarse eso un rumor? Es bien conocido."

"Pero hay algo extraño."

"¿Extraño?"

"Especialmente en los escándalos amorosos más graves, parece que el Duque Elgy siempre resultó ser la víctima, por lo que la otra parte tuvo que pagar un gran precio."

"¿Un gran precio?"

"Esos detalles no se conocen porque la otra parte siempre ha permanecido en silencio, pero..."

El Marqués Karl añadió con preocupación.

"Creo que es un mal tipo en muchos sentidos. Es costumbre permitir a los invitados distinguidos quedarse si lo desean, pero ¿no sería mejor enviar fuera al Duque Elgy aunque sea inventado una excusa?"

Después de decir esto, el Marqués Karl dudó un momento antes de volver a hablar,

"El Duque Elgy tiene una relación cercana con Su Majestad la Emperatriz, y me preocupa que todas las personas con que tuvo un escándalo no terminaron bien."

***

Los hombres nobles que acudieron tras recibir la invitación enviada por Rashta quedaron impresionados.

La fiesta de té no era ninguna farsa. Las grandes mesas blancas dispuestas en el jardín de la Casa de Cristal se veían impecables, los manteles sobre las mismas reflejaban sutilmente la luz del sol, dando un aspecto un aspecto muy lujoso.

Las mesas estaban repletas de todo tipo de platos deliciosos, como crujientes galletas horneadas, frutos secos espolvoreados con chocolate, merengues de color rosa claro y amarillo claro, pudín de melocotón, entre otros. Todo estaba tan bien preparado que haría suspirar a cualquiera.

Lo único que desconcertó a los hombres de la nobleza fue que alrededor de las hermosas mesas de té sólo estaban ellos vestidos con trajes de gala. No se veía ninguna dama ni joven dama conversando alegremente alrededor de las mesas de té.

¿Vienen más tarde? ¿Se cambió la hora de la fiesta de té? ¿Llegamos demasiado pronto? Los nobles tenían varias conjeturas. Pero no mucho después apareció Rashta, y se olvidaron de sus preguntas.

Cuando Rashta apareció con un vestido púrpura oscuro y una sombrilla, los ojos de los hombres nobles brillaron. No pudieron evitar maravillarse. ¡¿Quién más podría lucir un color tan espléndido y digno con tanta pureza?!

Rashta, que estaba sola con un vestido púrpura, parecía una lila floreciendo entre la maleza.

"Bienvenidos."

Rashta sonrió con dulzura, recibiendo gentilmente a los nobles.

"Espero que todos la pasen bien."

Tras terminar sus palabras, Rashta tomó una uva de un plato y se la llevó a la boca. En un instante, los ojos de los nobles se dirigieron a la boca de Rashta.

En lugar de comerse la uva de inmediato, Rashta puso la uva redonda entre sus labios rojizos y la chupó. La uva, que revelaba en su interior un color verde claro, desapareció lentamente de sus labios. La escena despertaba pensamientos obscenos.

Los hombres nobles que observaban esto no pudieron evitar tragar saliva. Rashta dijo con una sonrisa en sus ojos, "Delicioso," y se sentó lentamente en la cabecera de su mesa.

"Siéntense todos. ¿Por qué están ahí de pie mirándome aturdidos?"

Rashta sonrió, levantando ligeramente las comisuras de su boca. Ella creía conocer bien a los hombres. Pero no sabía cómo retener su corazones seriamente.

Si lo hubiera sabido, Alan no la habría traicionado. Pero obviamente sabía cómo atraparlos en poco tiempo.

Según la experiencia de Rashta, los hombres que no pertenecían a la nobleza se sentían atraídos por las mujeres nobles. Fantaseaban con mujeres nobles, elegantes e inteligentes.

Por el contrario, los hombres nobles fantaseaban con mujeres no pertenecientes a la nobleza. Consideraban que las mujeres nobles eran esnobs y calculadoras, que las mujeres no pertenecientes a la nobleza eran las únicas que podían dar amor verdadero.

<< Nota: Esnob; persona que imita con afectación las maneras, opiniones, etc., de aquellos a quienes considera distinguidos. >>

Rashta sólo tenía que mostrarles lo que querían. 

Sin embargo, este comportamiento de Rashta no tardó en provocar malos rumores en la alta sociedad. No era raro que los hombres nobles invitaran sólo a hombres nobles a pasar el rato, y que mujeres nobles invitaran sólo a mujeres nobles a pasar el rato.

Pero invitar sólo a nobles del sexo opuesto a una fiesta de té. Algo así nunca había ocurrido en la historia del Imperio Oriental. Al menos, todos los nobles que escucharon de la 'fiesta de té para hombres' de Rashta pensaron lo mismo.

Ni siquiera los hombres nobles, que fueron invitados a la fiesta de té de Rashta y quedaron fascinados por sus encantos, se pusieron del lado de Rashta en esto.

La alta sociedad era un solo conjunto, en el que los nobles se dividían no por hombres y mujeres, sino por intereses y facciones. Las mujeres nobles excluidas por la emperatriz pertenecían a la misma familia que los hombres nobles invitados. Naturalmente, no tuvieron más remedio que ponerse del lado de su familia.

Rashta se sintió herida cuando Alan prefirió a su familia por encima del amor, y volvió a cometer el mismo error. La razón es que no podía entender del todo a las familias nobles.

Además, Rashta estaba a menudo con el Duque Elgy, lo que generó aún más sospechas sobre su comportamiento.

Entre los nobles conservadores y de mente cerrada, muchos no estaban contentos que la autentica emperatriz, Navier, haya sido desplazada por una emperatriz de origen plebeyo, de la que circulaban muchos malos rumores.

Ni siquiera se inmutaron cuando conocieron la noticia de que los Vizcondes Isqua eran los verdaderos padres de Rashta. Aunque su linaje era noble, seguían considerándola una plebeya porque había crecido como tal.

¡Pero ser emperatriz significaba reunirse con otros hombres para pasar el rato! Incluso su amigo con quien siempre andaba, era un miembro de la familia real de otro país, un reconocido playboy. Estaban enfadados porque no consideraban a Rashta apta de pertenecer a la familia imperial del Imperio Oriental.

Detrás de escena, el Marqués Farang también jugó un papel importante agitando las aguas, estaba muy enfadado porque su amigo había sido desterrado.

<< Nota: Se refiere a Koshar. >>

"¿Vizcondes Isqua? ¿No son nobles caídos, y nobles caídos de un país extranjero? ¿Los nobles caídos deben ser tratados como nobles en nuestro país? Y no sólo eso, incluso se les da un estatus respetable."

El Marqués Farang trató a los Vizcondes Isqua como una piedra rodante, instigando sutilmente a la nobleza autoritaria.

<< Nota: Una piedra rodante es parte del proverbio coreano 'Una piedra rodante desplaza de su lugar a la piedra incrustada.' >>

"Es un problema incluso si nace Su Alteza el Príncipe Heredero. No importa si se trata de una familia real extranjera o de alto estatus, ¿pero no corre por sus venas la sangre de una familia noble extranjera caída?"

Después de leer la atmósfera, el Barón Lant finalmente fue a visitar a Rashta y le aconsejó con preocupación, 

"Su Majestad. Últimamente están circulando malos rumores."

"¿Qué quieres decir con malos rumores?"

"Este..."

"¿Qué pasa? ¿Cuáles son los rumores?"

El Barón Lant no podía simplemente contar los vulgares rumores tal cual, así que le aconsejó lo más suavizado posible,

"El Duque Elgy tiene mala reputación, Su Majestad. Si se junta con él, no puede evitar que surjan comentarios vacíos al respecto. No es alguien digno de estar cerca de Su Majestad la Emperatriz del Imperio Oriental."

"¿La gente odia que Rashta se relacione con el Duque Elgy?"

"Así es. Y el hecho de que hace unos días organizara una fiesta con sólo hombres nobles..."

"Qué barbaridad."

Rashta mostró su insatisfacción cortándolo con firmeza.

"¿No es malo ver la amistad de forma extraña? Las personas que malinterpretan a los demás a su antojo son malas, las personas que son malinterpretadas sin cometer un error no son malas."

Rashta no aceptó en absoluto las palabras del Barón Lant. El Barón Lant se mostró aturdido y dijo algunas palabras más, pero al final se retiró sin conseguir nada y pidió a Sovieshu que se ocupara de esto.

Sovieshu también había escuchado rumores sobre Rashta por todas partes, así que inmediatamente aconsejó con amargura a Rashta esa noche.

"Últimamente he escuchado malos rumores sobre ti. Ten cuidado, Rashta."

Aunque Rashta se sintió agraviada, finalmente respondió "sí" con desanimo. Pero interiormente se sentía muy agraviada.

"Todo esto es culpa de esa chica maga que se encuentra en el palacio del sur."

Rashta apuntó a Evely, que se encontraba en el palacio del sur la supuesta concubina en el palacio del sur.

"Pero escuché que siempre está trabajando..."

"Los nobles hablan mal de Rashta porque Su Majestad protege y cuida de esa chica. Todo se acabaría si Su Majestad les ordenara severamente dejar de decir tales tonterías."

La Vizcondesa Verdi pensó que la conclusión de Rashta era un poco extraña, pero no se atrevió a decirlo para evitar que se disgustara.
enero 24, 2021

I Raised A Black Dragon - Capítulo 126

Capítulo 126. Tipos de Magia


Como resultado, el crecimiento del continente se volvió mucho más rápido que cuando dependía puramente de la magia, la inteligencia humana logró  una hazaña similar al éxito de la magia.

Se crearon ferrocarriles para que las personas cruzaran el continente en lugar de usar magia de teletransporte, se desarrolló la ciencia médica y la anatomía en lugar de la magia terapéutica y las pociones, aumentando la comprensión del cuerpo humano, y también se fabricaron armas de fuego en lugar de la magia de ataque, que requería fórmulas complicadas.

Por supuesto, no se podía comparar con la República de Corea del siglo XXI en la que había vivido Park Noah, pero parecía al menos un país occidental moderno que había experimentado la industrialización. Adicionalmente, el ámbito político seguía siendo similar al de la época premoderna.

El Gran Imperio de Laurent era quien lideraba el renacimiento del continente. ¿Pero no hubo ningún elemento mágico en el proceso? Por supuesto que hubieron.

Incluso en el mundo actual, los magos existían. Se creó un organismo perteneciente a la Familia Imperial, llamado Ministerio de Magia. Pero si algo difería de los tiempos antiguos, era el tipo de magia que se utilizaba.

La magia moderna se denomina comúnmente magia de procesamiento. La magia de procesamiento se refiere a la magia que amplifica, refina el maná para obtener una mayor eficiencia con menos energía, y naturalmente requiere un dispositivo físico de apoyo en lugar de una fórmula mágica.

Por lo tanto, ¿Puede cualquier persona que sea hábil con las máquinas, convertirse en mago? Si fuera posible, Noah no estaría tomando clases básicas en este momento.

Para calificar como mago, uno tiene que sentir el maná que está presente en la naturaleza o puede poseer una gran cantidad de maná en su cuerpo. El primero es adecuado para la magia de procesamiento, y el segundo para la magia pura.

En la época actual, la mayoría estaban acostumbrados a la magia de procesamiento en lugar de la magia pura. El 99% de los magos actuales sólo estudiaban y diseñaban los dispositivos necesarios para procesar magia; las invenciones mágicas. Los restantes tenían talento para la magia pura.

La figura más representativa de los primeros era Eleonora Asil, una rara genio inventora y maestra de la magia de procesamiento, que es capaz de reconocer hasta el más mínimo rastro de maná y maximizarlo.

Y el hombre que más representativo de la otra parte, la magia pura, es Adrian Rossinel, el actual Ministro de Magia.

En otras palabras, Adrian era la única persona que podía aprender a controlar el maná del dragón que se filtraba alrededor de Noah.

"Hagámoslo una vez más, Ele". Adrian le hizo una seña. Noah suspiró y se acercó al dispositivo cilíndrico que tenía delante.

El aparato en forma de valla, que le llegaba a la cintura, se utilizaba para medir la sensibilidad del maná. Mientras entraba en la máquina y se colocaba dentro, Adrian accionaba los botones con tranquilidad.

"Vamos, a la cuenta de tres, zomenzamos. Uno, dos..."

Sin tiempo suficiente para preparar su mente, una cortina transparente apareció sobre la máquina y rodeó a Noah. Su cara se arrugó de la rabia. 'Ese bastardo'. Ella deseaba agarrarlo por el cuello cuando esto terminara.

Tras unos diez minutos de examinación, se levantó la cortina opaca. Adrian procedió a leer los resultados que aparecían en el aparato. "Unas 675 veces de 1000. Mejor que antes, como esperaba. Quizá porque has nacido sensible."

"...Por favor, cuida tu lenguaje. Cuando lo dices, suena lascivo."

"Tsk. No pienses de esa manera de mí, Ele". Adrian se acercó a ella con una sonrisa. 

Cuando las manos de Adrian tantearon su cuello, el grillete se aflojó un poco. El maná de Muell, que estaba bloqueado, llenó rápidamente el cuerpo de Noah.

"Ahora vuelve a sentirlo. Con delicadeza. A qué velocidad y dirección circula el maná en tu cuerpo... Eleonora, concéntrate."

"Sí". Noah se quedó con la mirada perdida en sus manos y de repente recordó la larga cicatriz en el dedo índice izquierdo de Kyle. 

Al momento siguiente, sus pensamientos desaparecieron por completo cuando vio a Adrian, acercándose su cara a centímetros de la cara de  ella. Noah retrocedió con el ceño fruncido, pero Adrian redujo la distancia tanto como pudo, las comisuras de su boca se curvaron peligrosamente.

Su cuerpo, que se había vuelto sensible después de una sola prueba, detectó instintivamente el maná que fluía dentro del cuerpo de Adrian. Estaba sorprendentemente irregular y Noah podía sentir su calor.

El hombre con un maná inestable la llamó cariñosamente. "Eleonora."

"...¿Qué?"

"Una vez más..." Sus ojos amables se oscurecieron de repente y dejó de sonreír. Entonces, Adrián le acarició la mejilla y le susurró dulcemente pero con un tono amenazante.

"Si piensas en otro hombre delante de mí una vez más, te ataré todo el cuerpo con cadenas."
enero 24, 2021

I Raised A Black Dragon - Capítulo 125

Capítulo 125. De Horror


"¡Señor!"

"Señor no."

Excepto Eleonora, la única persona que podía agarrar a Muell, el adorable pero temido dragón, era el Director General de la Oficina de Seguridad de Investigación.

"¿Por qué has venido?

"Tengo asuntos que atender. ¿Dónde has dejado a tu ama?"

"El hombre rubio secuestró a Noah."

"Entonces deberías estar buscándola. ¿Qué estás haciendo?"

¿Cómo puede un dragón tan joven, que no tenía ni la más mínima humanidad, hablar con los humanos con normalidad?

Después de quejarse, el Director General dejó al dragón frente a la oficina del Ministro Rossinell. "Volveré a las seis, así que ve y quédate con Noah."

"¡Sí!"

Alrededor de cada martes y jueves por la noche, Kyle visitaba el Ministerio de Magia para reunirse con ambos. Una vez que los tres estaban juntos, el renombrado investigador, el refinado ministro y la infame bruja, todo se transformaba en una escena de horror.

La relación de amor-odio más complicada de la historia.

Kyle y Eleonora se despreciaban tanto que parecían que lucharían cada vez que se encontraban. Por otra parte, Adrian y Eleonora solían ser novios que terminaron disgustados. Por último, se rumoreaba que Kyle y Adrian eran enemigos...

La combinación de los tres se consideraba caótica. Sin embargo, se trataba de una combinación extrañamente adecuada si sólo se tenían en cuenta sus rostros. Los tres tenían las caras más bonitas de todo Laurent.

Tray susurró a su colega. "¿No es su historia un buen material? ¡Dragón, bruja, investigador, mago!"

"¿Esa será la historia esta vez? La última vez, se trataba del crecimiento de Valtalere sin poder."

"¡Eso quedó más o menos terminado, pero esta vez voy a intentar esto...!"

Se sabía que las brujas y los magos de Laurent inspiraban un montón de historias de ficción. En la Ciudad Imperial, las novelas basadas en personalidades prominentes, eran secretamente populares. No se trataba de simple moda, sino de algo que se había transmitido durante décadas.

Un grupo secreto de funcionarios públicos sobrecargados de trabajo le gustaba leer esos libros, que quemaban inmediatamente después de hacerlo. 

Sin embargo, nadie sabía que algunas de las novelas de los magos se extendían más allá de las complejas fronteras del tiempo y la dimensión.

No resultaba extraño que nadie supiera que existía ese 'camino' en primer lugar. Por eso, los demás desconocían que una persona que vivía en una zona temporal completamente diferente, en un mundo completamente distinto, estaba luchando por sobrevivir en una novela.

Sin embargo, sólo había una posibilidad entre cien mil millones de que esto volviera a ocurrir. 

***

"Oh, estoy cansada..." Noah se tiró en el sofá, recordando por qué estaba en su situación actual.

Hoy estaba en su cuarta clase con Adrian. La arrastraban a la Ciudad Imperial como a una vaca hacia el matadero cada martes y jueves, teniendo que afrontar a este hombre guapo para recibir lecciones de magia de gran intensidad.

"Aún no puedo quitarte las ataduras, tenemos cosas que hacer". dijo Adrian. El objetivo principal de la clase de tres semanas que habían estado haciendo era que Noah se volviera 'sensible' a la magia natural.

El maná es una fuerza densa e irreal que incorpora todo el espacio.

Había muchas teorías sobre el origen del maná, y la más prometedora infería que el hombre abarca no sólo este mundo, sino también todas las dimensiones. Es una fuerza natural que está infundida no sólo en todos los organismos vivos, sino también en minerales como el agua, el suelo y el aire.

El poder del dragón, que es la personificación de la herejía, también se origina en el maná. Sólo el grado y la densidad de la pureza difieren, pero el maná del dragón fundamentalmente también es como el poder que fluye por este mundo.

En conclusión, sólo hay un grado de diferencia en cada dimensión, y el maná está en todas partes. El poder sobrenatural y la magia que utiliza el maná comenzaron a surgir hace unos 5.000 años.

En la antigüedad, cuando los dragones abundaban en Muite, prevalecía la magia pura. Esto se debía a que se suministraba constantemente un maná casi infinito.

Pero a medida que los dragones perdieron el interés y abandonaron Muite uno a uno, Muite pronto sólo disponía de una cantidad insignificante de maná de la que poseía originalmente el continente.

De este modo, durante 500 años después de la partida del último dragón del continente, la magia del continente entró gradualmente en el camino de la decadencia.

A medida que el poder sobrenatural fue quedando en el olvido, fue la inteligencia humana la que comenzó a brillar.  
enero 24, 2021

Matrimonio Depredador - Capítulo 103

Capítulo 103. Cuando Te Enamoras (1)


Blain sonrió, complacido por su sumisión, pero su expresión no le agradaba. La apacibilidad de la misma no concordaba con su verdadera personalidad. "Como quieras, hermana", dijo. "Espera aquí. Te atraparé el más grande".

Luego, se marchó para guiar a los asistentes y sus caballos hacia el bosque. Después de confirmar que se había ido, Leah miró a los lados.

Los Kurkan también estaban a caballo, preparados para partir. En particular, carecían de fustas, puesto que sabían manejar a los caballos sin necesidad de herramientas específicas. Los sabuesos asignados a los Kurkan eran los más rebeldes del grupo, pero su comportamiento actual asombró a los demás cazadores que los observaban. 

« Fusta - vara delgada y flexible, que se usa como un  látigo para estimular al caballo. »

No necesitaron persuadir con comida o gritarles a los sabuesos rebeldes para que obedecieran, los Kurkan los disciplinaron fácilmente. Obedecían ante el más mínimo silbido y a la más ligera palmada, como si hubieran sido perfectamente adiestrados desde el principio.

Los sirvientes presentes se asombraron y se asustaron ante esta escena. Sin embargo, eran conscientes de que el control de los Kurkan se basaba en la cercanía, en un tipo de parentesco, con las bestias. Aunque su apariencia externa era humana, los Kurkan eran individuos completamente diferentes.

Leah estaba observando a uno de los Kurkan cuando se giró ligeramente y sus ojos se encontraron con los de Ishakan. Sin embargo, en lugar de verlo partir, apartó su mirada de Ishakan y regresó a las barracas que le habían sido asignadas como princesa real. Les dijo a las sirvientas que se relajaran en una tienda de campaña que estaba situada enfrente, mientras ella descansaba sola en el interior de otra. Pensaba tomarse un breve descanso antes de iniciar una cacería con los halcones, pero Cerdina la había llamado.

Hacía mucho tiempo que no estaba a solas con Cerdina. La simple idea de hacerlo, de tener que soportar a esa mujer una vez más, drenó instantáneamente la energía de Leah.

Deambulando un rato sola en su propia tienda de campaña, mientras pensaba, sacó un pañuelo de entre su pecho. Se trataba de un pañuelo diferente al que le había regalado a Blain. Un pañuelo fabricado en Estia, de color blanco puro y bordado con hilo de oro en cada una de sus cuatro esquinas. Leah lo apreciaba y lo llevaba consigo a menudo, pero hoy lo trajo para dárselo a Ishakan.

Sin embargo, a pesar de sus mejores intenciones, no pudo. Mientras dudaba perdió la primera oportunidad de dárselo. Se había desanimado por los ojos que parecían seguirla, observando obedientemente y con curiosidad cada una de sus acciones. Leah acarició el pañuelo en sus manos y un sentimiento de arrepentimiento comenzó a plantarse silenciosamente en ella, envolviendo su mente.

'Se lo daré, sin importar quién vea', pensó. Por primera vez quería actuar sin tener que preocuparse por los comentarios de los demás dijeran, aunque sabía más que nadie por qué no podía comportarse de esta manera.

Leah detuvo sus pasos abruptamente. Miró el pañuelo y sintió que surgía en su interior un desagrado desmesurado, dirigido a la inocente tela que tenía entre las manos. Quiso tirarlo al suelo, frustrada, pero se contuvo y lo volvió a guardar. Por muy alterada que estuviera, debía mantener su dignidad de princesa real.

"¡......!"

Mientras Leah reprimía sus emociones, alguien la abrazó de repente por detrás, sorprendiéndola. Ni siquiera pudo gritar debido a la conmoción, pero sus ojos se agrandaron. Respirando con dificultad, la persona que la agarró la hizo girar con una mano grande y firme. 

La sujetó por la cintura con un brazo mientras acercaba su cara, deseoso de darle un beso. Su impaciencia se hizo evidente en la forma en comenzó a besarla.

Leah aceptó el beso casi inconscientemente, por reflejo. Al dar un paso atrás, ella se tropezó con algo y se cayó. Pronto, se encontró accidentalmente tirada sobre un largo sofá. Sus dos manos estaban siendo presionadas por las manos de su agresor, mucho más resistentes. Unos ojos dorados la miraban fijamente, llenos de alegría.

"Hola", sonrió Ishakan, acercando suavemente su nariz a la de ella. "¿Estás sorprendida?"

Le lamió su mejilla sonrojada. A Leah se le escapó una respiración en forma de jadeo. Y su corazón, que latía con fuerza, parecía a punto de salírsele de su pecho en cualquier momento. Sí, ciertamente estaba sorprendida, pero otra emoción, otro impulso, parecía apoderarse de ella también. Leah se mordió el labio para no decir nada potencialmente condenatorio.

"Tienes algo para mí, ¿Verdad?", preguntó. Se trataba de una pregunta que buscaba incitarla a que no desistiera de entregarle lo que le había traído. Quizá los Gitanos no eran los únicos con trucos y hechizos bajo la manga. A veces parecía que Ishakan podía leer la mente.

"...Sí", confesó Leah, entre dientes. "Tengo algo para ti. "

Ella se movió, tratando de alcanzar el pañuelo que había guardo en su pecho, pero sus esfuerzos pronto resultaron infructuosos y dejó de intentarlo. Ishakan no la soltaba. Ella lo miró fijamente implorando que la soltara, pero él solo sonreía.

"Deja que lo agarre."

Agarró las muñecas de ella con una sola de sus manos. Leah siempre había sido consciente de lo grandes que eran las manos de Ishakan, pero ahora su tamaño resultaba aún más impactante. Podía sujetar fácilmente sus dos muñecas con una sola mano. Su otra mano recién liberada se movió para acariciar su piel, el cuero de su guante se deslizó suavemente sobre su cuello para bajar lentamente hasta su pecho.

"Creo que lo escondiste bien... aquí..." 

sábado, 23 de enero de 2021

enero 23, 2021

I Raised A Black Dragon - Capítulo 124

Capítulo 124. Profesor Sospechoso y Dos Hombres Rebeldes


En el Palacio Imperial de Laurent trabajaban día y noche mil funcionaros por el bienestar del pueblo. Tenían como principios básicos, el silencio y la consideración.

Además, los magnates de alto rango de Laurent entraban y salían docenas de veces al día, por lo que si los empleados cometían un error, debían estar preparados para recibir salario mínimo, una  suspensión o el despido máximo. El reglamento interno era muy severo para cumplir con el prestigio de Laurent Ruby, la columna vertebral del Imperio Laurent.

Pero en estos días, el palacio sufría una anomalía inaudita.

La principal culpable era la bruja que había estado escondida durante dos años y que había regresado a la capital con el dragón que había criado.

Todas las tareas oficiales de Laurent se suspendían temporalmente cada martes y jueves cuando ambos visitaban el Palacio Imperial. Los trabajadores no podían concentrarse en sus tareas, debido a los sonidos de explosiones procedentes del edificio del Departamento de Magia.

"Ele, no sólo has perdido la memoria, sino que también te has convertido en una idiota. ¿En qué demonios piensas con esa pequeña cabeza  que siempre estás destruyendo cosas?"

"Cuando veo tu cara, quiero romperlo todo."

El edificio del Departamento de Magia, donde estaban Eleonora y Muell, ya estaba destruido hasta el punto de que resultaba difícil reconocer su aspecto. Lógicamente, todo el trabajo dentro de las instalaciones estaba suspendido.

"No me desprecie, señor. Soy una mujer que puede comportarse de forma más agresiva de lo que cree. Estás tratando de domarme con estas restricciones, pero no puedes... ¡Ah!"

"Ni siquiera puedes observar el maná, y ahora intentas asustarme."

Todo el personal del Departamento de Magia se escondía detrás de los doce pilares de la sala, observando como la infame bruja, Eleonora Asil, estaba siendo arrastrada por el Ministro por una cuerda. Ella estaba gruñendo ferozmente, pero el Ministro ni se inmutó.

"Tu personalidad ha cambiado mucho..."

"Bien. Ya que estás haciendo esto, me gustaría destruir tu propia oficina."

Curiosamente, Eleonora había reparado el edificio que había destrozado cuando volvió de la clase del martes. Con una expresión de arrepentimiento, incluso se inclinó ante los empleados.

Con el tiempo, los trabajadores que habían estado ocupados huyendo al principio se adaptaron  al caos. Por eso ahora, una semana y media después, todos esperaban en su interior que llegaran los martes y los jueves. Si el Palacio sufría daños, no tenían que trabajar ese día.

El Departamento de Magia, tenía una alta rotación de personal debido a las horas extras que se hacían todos los días, por lo tanto Eleonora representaba una oportunidad para que la gente se tomara un respiro.

Además, la batalla entre su Ministro, Adrian Rossinell, y Eleonora Asil, resultaba bastante emocionante.

"...Ya veo. Lo siento. No me rebelaré. Entonces, ¿Podría desatar esta cuerda, por favor?"

"No puedes decir que lo sientes con esa expresión en tu cara, así que camina rápido. No podrás salir de mi oficina hasta esta noche."

Elonora no se alegró por las palabras del Ministro, pero los magos que observaban en secreto se alteraron.

'¿Qué van a hacer solos en su oficina hasta la noche?', se preguntaban con entusiasmo.

¡El dramático reencuentro de unos amantes tras una escandalosa pelea en la capital! ¡Una batalla plagada de amor! ¿Su relación no parecía una novela romántica muy popular?

La puerta se cerró de golpe cuando Adrian, tirando de una Eleonora fuertemente atada, entró en su oficina. Un poco más tarde, un niño que sólo llegaba a la altura de la rodilla de un adulto salió corriendo del pasillo.

Los espectadores, cubiertos por los pilares, contuvieron la respiración mientras sus cuerpos se paralizaban inmediatamente. De hecho, lo que más les asustaba no era Eleonora, sino el niño. El simpático niño de cabello negro rizado y ojos rojos oscuros, cuyas redondas mejillas provocaban halar.

"¿Noaaaaaaaah?" Parecía un niño inocente con una cola girando a sus espaldas mientras buscaba y llamaba a su ama que había desaparecido en algún lugar.

El dragón, Muell, pronto se acercó al frente del pilar donde se escondían los magos.

Tray apenas pudo mantener el equilibrio cuando vio que el joven dragón la miraba directamente. Sin embargo, debía actuar servilmente como un funcionario público y sonrió afectuosamente.

"¿Qué... qué pasa, señor Muell?"

"¿Dónde está Noah?"

"Eleonora está en la oficina del Ministro... Está por allá."

"Gracias."

El pequeño dragón se había vuelto mucho más amable desde la primera vez que llegó al Palacio. Muell puso su mano en el abdomen, inclinándose hacia el empleado. Luego se dio la vuelta y salió corriendo de nuevo Entonces, fue atrapado de repente por un par de brazos. 

Las miradas de los magos se dirigieron al hombre que se atrevió a levantar el dragón, y de nuevo, jadeos resonaron detrás de los pilares. 

El hombre que acababa de aparecer era una persona famosa en la Ciudad Imperial. 

¡El Director General de la Oficina de Seguridad de Investigación!
enero 23, 2021

Los Tres Están Viviendo Una Vida De Casados - Capítulo 16

Capítulo 16. Ira (16)


"¿Eh?"

"Parece que te hubiera obligado a felicitarme. ¿O es idea mía?"

"¿Qué pasa, George?"

En ese momento, en medio de la tensión, la voz de otra persona intervino.

"Creo que es porque mi hermana está desconcertada. Yo también me sorprendí mucho. Has dicho la noticia de forma muy repentina."

Fue Lisbeth. Rihanna miró a Lisbeth con un rostro inexpresivo. Lisbeth no tardó en girar la cabeza para establecer contra visual con Rihanna.

"¿Verdad, hermana?"

"...Sí."

Esto le pareció desagradable. En medio de una situación conflictiva con su esposo, la había defendido la mujer con la que su esposo cometía adulterio.

Sin embargo, no podía demostrar su disgusto.

"No hay manera de que no me alegre por esto. No me malinterpretes, George."

"¿Realmente estás feliz?"

"Por supuesto. Desde hace tiempo sueñas con convertirte en un burócrata."

"Sí, por eso acepté el puesto con gusto."

"¿Quién te lo ha propuesto?"

"Bueno, me lo ha propuesto el Duque McDonnell."

"Ya veo..."

El Duque McDonnell era un pariente lejano de George.

"...Bueno. Eres alguien competente."

Rihanna asintió con una sonrisa. Pero en su mente, pensaba diferente a la respuesta que había dicho en voz alta. Quizás...

"Sí. Finalmente han reconocido mis competencias y mi potencial."

Ella estaba concentrada en sus pensamientos, cuando escuchó la voz de George.

Rihanna dejó sus pensamientos a un lado y comenzó a hablar de otras cosas.

"¿Así que ahora no podrás trabajar en el hotel?"

"Sí, no puedo evitarlo. ¿Estás triste?"

"Un poco, pero no se puede hacer nada."

Dijo Rihanna con una sonrisa.

"Así que, está bien. Creo que te conviene más trabajar en asuntos estatales que trabajar en un hotel."

Ella lo había dicho con sinceridad. George no se involucraba mucho en el trabajo del hotel. Como un hombre que había crecido en una familia burocrática, repleta de arrogancia, se avergonzaba de trabajar en un hotel privado, y no en un Palacio. Por supuesto, tampoco tenía un rendimiento prometedor.

Rihanna estaba segura de que su padre no se podría triste al enterarse de la decisión de George de apartarse de la gestión del hotel.

"Creo que tienes razón."

Las palabras de Rihanna tenían una connotación distinta, pero George no se dio cuenta y simplemente sonrió. Rihanna preguntó con una sonrisa cínica.

"¿Cuándo será tu primer día de trabajo?"

"Dentro de dos semanas. Y habrá una fiesta la semana anterior antes de comenzar a trabajar."

"Eso será la próxima semana. ¿Te refieres a la fiesta para celebrar la inclusión de los nuevos burócratas?"

"Sí, finalmente podré estar presente en esa fiesta."

"¿Quieres que vaya contigo?"

"Por supuesto, ¿Con quién más iría a esa fiesta? Tú eres mi esposa."

Si ella hubiera escuchado esto hace dos días, se habría alegrado mucho, pero por desgracia, ahora le parecía como, 'no tengo más remedio que ir contigo porque sigues siendo mi esposa'. Todavía con una voz emocionada, George añadió.

 "Por cierto, terminaré el traspaso antes, así que no tienes que preocuparte."

"No estoy preocupada."

De todos modos, no tenía mucho trabajo relevante a su cargo.

"Al principio esto me sorprendió un poco, pero me alegro de que hayas hecho realidad tu sueño."

"Sí. ¡Felicidades, George!"

Lisbeth añadió emocionada.

"¿No deberíamos beber un poco de alcohol para celebrar este día?"

"¿Eso crees? Rihanna, ¿Tienes vino del que ha regalado mi suegro la última vez?"

"...Ah, sí."

"Bien, dile que lo traiga. Debemos beber alcohol en un día como hoy."

"Está bien."

Aunque reacia, Rihanna le habló a la señora Venigans.

"Trae el vino que mi padre dio la última vez."

"Sí, Dama."

Pronto, la señora Venigans trajo el mejor vino que el Conde Norden había regalado. Rihanna miró sin entusiasmo el vino tinto que se servía en su copa y luego la levantó. A su lado, George propuso un brindis con voz emocionada.

"Ahora, ¿Brindamos para que tenga una vida burocrática estable y segura?"

"Bien. Brindemos por la salud y la felicidad de los tres en el futuro."

"...Salud."

Rihanna sonrió ligeramente y chocó las copas con los dos. Aunque había ocurrido algo inesperado, no estaba mal. Más bien, le parecía mejor. Cuanto más alto se encuentre alguien, más dura será la caída.
enero 23, 2021

El Retorno Del Gran Mago Después De 4000 Años - Capítulo 63

 Capítulo 63. Los Anillos De Traumen (8)



"Eso es todo por hoy. Para los miembros del círculo que aún necesiten consejo, también estaré aquí mañana".


Algunos se sintieron decepcionados por las palabras de Frey.


No había pasado ni un día, pero sus expresiones eran claramente diferentes.


La mayoría miraba a Frey con respeto.


‘Un mago con tremenda habilidad’.


‘Reconoció con precisión mis defectos y me dijo cómo resolverlos’.


‘Sus palabras son muy fáciles de entender. Extraño. Un Mago de 6 estrellas a esa edad debe ser un genio aterrador...’


No era cierto para todos los genios, pero la mayoría de ellos tienen problemas para enseñar a otros.


Esto era porque normalmente no podían entender la perspectiva de la gente común.


Pero Frey era diferente.


Ajustó su perspectiva a la de los miembros del círculo, hizo analogías y descripciones fáciles de entender, y les enseñó formas directas de entrenar.


Un consejo oportuno para un mago era un tesoro que no podía medirse ni en oro.


Sólo había pasado un día, pero como eran magos que recorrían el camino de la magia, la forma en la que veían a Frey cambió mucho.


"¿Es el Redentor Frey un elfo?"


"Sus orejas son redondas".


"Puede ocultar eso con magia".


"O podría haber firmado un contrato con un Diablo".


"Ahora que dices eso, el Maestro de Círculo de los Brazaletes de Phisfounder parece un joven sin arrugas".


Frey volvió a la casa de Beniang bajo las cálidas miradas de los miembros del círculo.


Luego se dirigió a Beniang, que le miraba con expresión de estupefacción.


"Voy a invertir tres meses en enseñarles. No sólo a los miembros del círculo, sino a la maestra Beniang, Gisellan y Fianne".


"¿Hay alguna razón para el plazo de tres meses?"


"En ese tiempo me gustaría tener un combate amistoso con los círculos medianos y pequeños que nos rodean".


"Un combate amistoso..."


Beniang parecía preocupada. 


Si se trataba de los círculos pequeños y medianos cerca de ellos, entonces las Colas de Basilisco tendrían el mayor poder.


"No es una batalla de reliquias. Ya han sido subyugados por los Anillos de Traumen. En resumen, ahora son nuestros círculos subordinados. La idea es que se celebre un encuentro amistoso para el intercambio mutuo, pero..."


Para ser precisos, era un individuo llamado Frey Blake y no los Anillos de Traumen quien había subyugado a los círculos circundantes, pero no era necesario señalarlo.


"La maestra Beniang no puede participar, así que las habilidades de Gisellan y Fianne tendrán que mejorar. No podemos permitirnos perder este partido amistoso".


"¿No es sólo un partido amistoso?"


Fue Fianne quien hizo esta pregunta con una expresión confusa en su rostro.


Al no tener experiencia en una tarea de este tipo, no eran capaces de predecir las consecuencias de la derrota con facilidad. 


"Aunque no lo demuestren en la superficie, estarán insatisfechos. Querrán saber por qué los que son más débiles que ellos están por encima de ellos. No es fácil deshacerse de esos pensamientos cuando aparecen. Es mejor impedir que broten desde el principio".


Por supuesto, no lo harían evidente delante de Frey. 


Pero Frey no podía permanecer siempre en el círculo.


Tendría que abandonar los Anillos de Traumen en algún momento para fortalecerse, y no eran problemas que pudieran resolverse de inmediato.


A partir de entonces, los Anillos de Traumen sería el líder de la Alianza de Círculos Pequeños y Medianos.


Y para ello, era necesario que aclararan la relación entre los de arriba y los de abajo.


"No es posible hacerlo por la fuerza. Necesitamos una victoria perfecta, hasta el punto de que sea abrumadora".


La sala quedó en silencio tras esas firmes palabras.


Gisellan y Fianne parecían preocupados.


"...No creo que eso sea fácil con mis habilidades actuales".


"Para ser exactos, es imposible. Pero no te preocupes por eso ahora. Ganarás siempre que sigas mis consejos. Por supuesto."


Frey sonrió.


"Será muy doloroso. Incluso la palabra infierno podría no ser suficiente para describirlo. Especialmente tú, Honor Fianne, será mejor que estés preparado. Parece que estás desperdiciando tu talento, lo cual no puedo permitir".


En el momento en que vio la sonrisa de Frey, a Fianne se le puso inconscientemente la piel de gallina.


La siguiente persona a la que se dirigió fue a Beniang.


"Maestra Beniang, ¿puede seguirme un momento?"


"Ah, sí".


Frey condujo a Beniang fuera de la casa y pronto llegó al centro del bosque.


Entonces se dio la vuelta y miró a Beniang, que le miraba con cara de curiosidad.


"Haz un hechizo".


En ese momento, Beniang se dio cuenta de que Frey iba a enseñarle magia.


‘Ni siquiera mi padre pudo enseñarme bien...’


Beniang parecía una humana, pero por dentro, era más un Dragón. 


Y la magia que utilizaban los dragones era muy diferente a la de los humanos. 


Ni siquiera Osel, un Maestro del Círculo, había sido capaz de enseñarle correctamente.


Frey sabía que ella era mitad Dragón.


¿Acaso creía que podía enseñarle magia?


Aunque Beniang era escéptica, nunca había conocido a nadie que supiera tanto de Dragones como él.


Decidió escuchar primero las palabras de Frey.


"Bola de energía".


El hechizo más básico.


Una masa redonda y azulada de energía flotó sobre su mano.


Frey entrecerró los ojos ante la Bola de Energía.


‘Hm...’


Era como ponerse a la fuerza ropa que no le quedaba bien.


Frey se dio cuenta de que Beniang ya estaba acostumbrada a usar magia.


"El maestro anterior parece haber creado un núcleo de maná a la fuerza".


"Sí. Sin esto, no puedo usar magia en absoluto..."


Ella lo había hecho a la fuerza para usar la magia. 


Ella no tenía otros medios en ese momento, pero teniendo en cuenta cómo estaban hechos los cuerpos de los Dragones, era demasiado ineficiente.


Originalmente, los Dragones sabían manejar el maná desde su nacimiento...


Bueno, ella era mitad Dragón.


"Los dragones no necesitan almacenar maná en sus cuerpos. Pueden tomar el control del maná a su alrededor. A menos que no sea un lugar especial, puedes luchar más eficientemente que los humanos."


"¿Lugar especial?"


"Donde la distribución de maná sea extremadamente baja. Como la tierra que ya está muerta".


"¡Ah...!"


"¿La maestra Beniang ha experimentado alguna vez el agotamiento de maná?"


"N-no. Nunca...”


"Tendrás que experimentarlo hoy. Usa todo el maná de tu núcleo de maná ahora mismo. Puedes liberar el maná a través".


“…”


Beniang parecía avergonzada.


"¿Hay algún problema?"


"Yo... no sé cómo liberar mi mana a través de mi piel".


“…”


Frey se quedó sin palabras por un momento.


Beniang acababa de declarar que no sabía hacer una de las primeras cosas que había que aprender antes de convertirse en Mago.


"...Entonces tendremos que utilizar un método un poco tonto. Empieza a cantar hechizos, pero no los termines. El maná se escapará, pero el hechizo no será lanzado".


"Bien. Lo intentaré".


Beniang cerró los ojos y comenzó a cantar hechizos mientras Frey observaba en silencio desde un lado.


Unos treinta minutos después, cuando su maná se había gastado, Beniang jadeó y dijo:


"H-hecho".


Tenía la cara enrojecida y jadeaba, pero no era porque estuviera cansada.


Para ser precisos, el cuerpo de Beniang tenía la ilusión de que era difícil. Esto también era un efecto secundario de su núcleo de maná.


Frey miró con interés.


Se preguntaba cómo de fuerte se volvería Beniang después de digerir completamente las fuerzas del Dragón.


"Date la vuelta y siéntate".


"Sí..."


Beniang se sentó y Frey puso la palma de la mano en su espalda para mirar dentro de ella.


‘…’


Allí, encontró algo similar a un núcleo de maná.


Sin embargo, era más débil y pequeño que los núcleo de maná que se encuentran en los humanos. 


‘Beniang es 6 estrellas. Tal vez pudo alcanzar este nivel más rápido que nadie. Pero es imposible llegar a ser un Archimago de esta manera’.


Frey le habló a Beniang.


"No hables, sólo escucha. Maestra Beniang, a partir de ahora, voy a destruir el núcleo de maná incompleto que has construido en tu cuerpo. Tienes que detener la pequeña cantidad de maná en tu cuerpo que tratará de impedir la destrucción".


Beniang asintió.


Entonces Frey le inyectó inmediatamente su maná.


Llevó el frío del Frozen River.


“¡…!”


Beniang se estremeció involuntariamente. 


Era una reacción natural.


Para ella, se sentía como si agua helada se vertiera en su cuerpo. 


Aun así, siguió las instrucciones de Frey.


A pesar del frío, no perdió el control del maná que quería impedir lo que él estaba haciendo.


Gracias a sus esfuerzos, el maná frío llegó a su núcleo de maná sin problemas, y el núcleo de maná se congeló en un instante.


"Te dolerá un poco a partir de ahora, pero tienes que soportarlo".


"¡...mm!"


Beniang gruñó y Frey frunció el ceño.


'Está más arraigado de lo que esperaba. Esto... voy a tener que hacerlo poco a poco'.


Si intentaba hacerlo apresuradamente, podría dañar el cuerpo de Beniang. 


Si eso ocurría, sería el fin.


Por lo tanto, Frey desgastó lenta y cuidadosamente su núcleo de maná.


Cada vez que se quitaba una pieza, Beniang se estremecía, pero lo estaba llevando mucho mejor que la mayoría.


Aunque el proceso era extremadamente doloroso, no emitió ni un solo sonido después del gruñido del principio.


Pasaron otros treinta minutos.


Finalmente, Frey se apartó y se secó el sudor mientras Beniang se desplomaba, exhausta.


"Yo... ¿se acabó?"


"Por hoy".


"¿P-por hoy?"


Había un poco de miedo en los ojos de Beniang.


Sin embargo, para mantener la dignidad de un Maestro de Círculo, había algunas cosas que tenía que soportar.


Frey habló con voz calmada, ajeno a sus pensamientos.


"Como mínimo, tendremos que continuar con esto durante un mes. Una vez al día, todos los días. Maestra Beniang, por favor, cuide de mí".


"U-, uhh..."


Beniang se derrumbó desesperada, sintiendo que la cara de Frey se parecía mucho a la de un Diablo en ese momento.